4 abril, 2016

Caracas EFE. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, admitió hechos de corrupción en el sistema estatal de urgente distribución de medicinas y que funcionarios gubernamentales acentuaban la escasez desviando productos al llamado “mercado negro” ilegal.

“Se nos creó una mafia interna ; estaban falsificando los récipes (recetas médicas) y así robando las medicinas para el bachaqueo (contrabando) en la calle. ¿Cómo se llama eso? ¡Traición a la confianza, una puñalada!”, manifestó el mandatario.

Maduro creó en 2014 el llamado “Sistema 800 Salud” de solicitud telefónica y entrega inmediata de medicinas a domicilio, un sistema de emergencia que ha permitido atender a casi 300.000 venezolanos.

Sostuvo que ese es solo un ejemplo de prácticas de corrupción detectadas en las estructuras gubernamentales , algo que dijo “es normal” en el capitalismo, pero no en el sistema socialista al que se encamina la llamada revolución bolivariana, como llamó su gestión presidencial su antecesor Hugo Chávez.

Tras la crisis en Venezuela, la escasez de productos como alimentos y medicamentos es evidente en el comercio. | ARCHIVO.
Tras la crisis en Venezuela, la escasez de productos como alimentos y medicamentos es evidente en el comercio. | ARCHIVO.

“Se nos infiltra la corrupción. Un capitalista diría que eso es normal (...); nosotros no podemos acostumbrarnos a que por todos lados se nos meta el parásito, el parasitarismo, la especulación, el bachaquerismo, el robo, el ladronerismo. No podemos aceptar que sea normal lo que destruye a la patria”, subrayó Maduro.

En crisis. Sin embargo, para Héctor Navarro y Jorge Giordani, ministros de Educación y Planificación durante buena parte de la gestión de Chávez y ahora distanciados de Maduro, la crisis económica que actualmente afecta al país obedece en buena parte a la corrupción y a la impunidad.

El presidente del opositor partido democristiano COPEI, Roberto Enríquez, demandó la semana pasada que se discuta su proyecto de Ley de Repatriación de Capitales, que permitiría echar mano de aparente depósitos ilegales de venezolanos en diversos bancos del exterior.