19 marzo

Mosul, Irak

Las fuerzas iraquíes intentaron romper las líneas de defensa del grupo Estado Islámico (EI) a la entrada de la ciudad vieja de Mosul, que fue testigo este domingo de intensos combates.

Situada en la orilla occidental del Tigris, el lugr es una dédalo de callejuelas cuya configuración y densidad de población hacen difícil el avance de las fuerzas de seguridad iraquíes.

En el centro de este sector se encuentra la mezquita Al Nuri, donde el líder del EI, Abu Bakr al-Bagdadi hizo su única aparición pública en julio del 2014, unos días antes de la proclamación de su califato en los territorios conquistados de Siria e Irak.

Este domingo, la Policía Federal y la Fuerza de Intervención Rápida (FIR), equipadas con fusiles de asalto, avanzaban cerca del Tigris, disparando morteros y lanzacohetes, constataron periodistas de la AFP.

Varios helicópteros, con un tiempo más favorable que en los últimos días, apoyaban a las fuerzas iraquíes ametrallando las posiciones yihadistas, mientras que en la ciudad resonaban los tiros y el ruido sordo de las explosiones.

Un muchacho pasea su bicicleta por los coches destruidos y casas en un barrio recientemente liberado por las fuerzas de seguridad iraquíes, en Mosul, Irak.
Un muchacho pasea su bicicleta por los coches destruidos y casas en un barrio recientemente liberado por las fuerzas de seguridad iraquíes, en Mosul, Irak.

"El objetivo de la batallas es atravesar el puente Hadidi en dirección norte", declaró a la AFP el general Abas al Juburi, comandante de la FIR, antes de mencionar las dificultades inherentes a este tipo de entorno urbano.

"Las dificultades son la presencia de familias, cómo evitar disparar contra las familias utilizadas como escudos humanos del Estado Islámico. Es un viejo barrio, con casas viejas, raramente se usa armamento pesado", explicó Abas.

El viernes y el sábado, las fuerzas iraquíes afirmaron haber recuperado varios lugares en el primer perímetro de la ciudad vieja, como mercados y una mezquita.

Las autoridades iraquíes lanzaron hace cinco meses, el 17 de octubre, una gran ofensiva para recuperar Mosul (norte), segunda ciudad de Irak y último gran bastión del EI, con la ayuda de la coalición internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos.

Después de haber conquistado a finales de enero los barrios orientales, las fuerzas iraquíes conducen desde el 19 de febrero una operación en el oeste de la ciudad, donde ya se han apoderado de varios sectores y edificios importantes, como la sede del gobierno de la provincia de Nínive o la estación de tren.

La caída de Mosul constituiría un importante revés para la organización ultrarradical sunita, en términos militares y de imagen. Es en esta ciudad donde el EI construyó parte de su mito y de su propaganda. Un episodio clave fue la aparición pública de Abu Bakr al-Bagdadi en el 2014 en la mezquita de Al-Nuri.

Las fuerzas iraquíes aseguran un edificio mientras avanzan hoy en la Ciudad Vieja en el oeste de Mosul.
Las fuerzas iraquíes aseguran un edificio mientras avanzan hoy en la Ciudad Vieja en el oeste de Mosul.

La violencia ha dejado más de 150.000 desplazados en el oeste de Mosul, según las autoridades iraquíes, y sin embargo algunas familias intentan volver a los barrios arrebatados a los yihadistas con la esperanza de recuperar una vida normal.

"Vamos a recuperar nuestras casas", declaró a la AFP Samir Hamed, que cuenta que vivió un infierno antes de abandonar Mosul.

Para hacer frente a las necesidades humanitarias de miles de familias, en especial la atención primaria de mujeres y niñas,el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) anunció hoy el despliegue en el oeste de Mosul de la primera unidad móvil de obstetricia equipada con una sala de partos.

Etiquetado como: