El Frente Al Nosra, rama siria de Al Qaeda, cortó el agua en los barrios del oeste de Alepo, controlados por las tropas del gobierno sirio,

 14 mayo, 2014
Fuerzas gubernamentales sirias miran los escombros del lujoso e histórico hotel Carlson, en el corazón de Alepo, destruido por los rebeldes.
Fuerzas gubernamentales sirias miran los escombros del lujoso e histórico hotel Carlson, en el corazón de Alepo, destruido por los rebeldes.

Los hermanos maristas de Alepo pidieron este miércoles al papa Francisco que intervenga ante las autoridades sirias y la comunidad internacional para que se restablezca el servicio de agua corriente en la segunda ciudad de Siria.

"Pido al Santo Padre que haga un llamamiento, en nombre de la población siria, tanto cristiana como musulmana, a todas las instancias políticas y a todas las organizaciones humanitarias internacionales para que el agua vuelva a Alepo", declaró el sacerdote George Sabe en Radio Vaticano.

"No es posible que una población sea castigada porque vive en una ciudad y no toma partido" por ninguno de los beligerantes, agregó Sabe.

"Desde hace 10 días no sale una sola gota de agua de las canillas" y la población tiene que ir a buscar agua, que a veces no es potable, a los pozos de las mezquitas y las iglesias, dijo Sabe.

El Frente Al Nosra, rama siria de Al Qaeda, cortó el agua en los barrios del oeste de Alepo, controlados por las tropas del gobierno sirio, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Pero los cortes de agua también afectan a los barrios en manos de los rebeldes, indicó la fuente.

Alepo, ex capital económica de Siria, está dividida en barrios favorables y contrarios al gobierno desde agosto de 2012.

Actualmente viven entre 1,5 y 2 millones de personas contra 2,5 millones antes del inicio de la guerra civil, indicó el OSDH.

Etiquetado como: