Rebeldes del PKK están extendiendo su ofensiva hacia nuevas provincias

 18 agosto, 2016
Equipos de rescate y policías inspeccionaron ayer el lugar donde se dio la explosión de un coche bomba en la ciudad de Elazigg.
Equipos de rescate y policías inspeccionaron ayer el lugar donde se dio la explosión de un coche bomba en la ciudad de Elazigg.

Ankara

Las semanas de relativa calma luego del intento de golpe en Turquía llegaron a su fin este jueves con una campaña de atentados de la guerrilla kurda del PKK, que por primera vez alcanzó regiones donde la población no es mayoritariamente kurda.

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ha retomado los ataques y lo ha hecho a lo grande. Varios atentados atribuidos a los rebeldes mataron en pocas horas a al menos 14 personas y herido a unas 300 en el este del país.

"Es evidente que el PKK quiere aprovecharse del ambiente actual en Turquía. A toda organización terrorista le gusta aprovechar las crisis", indicó una fuente cercana al gobierno, en referencia al golpe.

Además, los rebeldes kurdos han llevado su lucha armada más allá de su área de acción, hasta las provincias no kurdas como Elazig, donde al menos cinco personas murieron, entre ellas tres policías, en un atentado con coche bomba contra el cuartel general de la Policía.

Más de 200 personas resultaron heridas, 14 de gravedad.

Desconcierto

Elazig, bastión nacionalista del este de Turquía de población no kurda, hasta ahora no se había visto afectada por el conflicto entre el Estado turco y los rebeldes kurdos.

El ataque, rápidamente atribuido al PKK por el ministro de Defensa, Fikri Isik, provocó daños considerables en el edificio de cuatro pisos y en los inmuebles vecinos, donde se encuentran las viviendas reservadas a las familias de los policías, según las cadenas de televisión.

Varias personas, que entraron en el edificio justo después de la explosión, escuchada a kilómetros a la redonda, gritaban frenéticamente "¡¿Hay alguien aquí?!", mientras buscaban supervivientes, según las imágenes difundidas por CNN-Türk.

La explosión creó un cráter de varios metros de diámetro.

Horas después, cinco soldados turcos y un integrante de una milicia kurda pro-Ankara murieron en un ataque contra un convoy militar en Bitlis, en el sureste de Turquía, que también dejó siete militares heridos, informó la agencia Anadolu.

"No habíamos tenido un ataque así en la ciudad, ni recibido informaciones sobre alguno eventual", indicó a CNN Türk Omer Serdar, diputado de esta provincia del partido islamo-conservador en el poder AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo).

En la noche del miércoles, tres personas, dos civiles y un policía, murieron y 73 resultaron heridos en Van, otra localidad al este de Turquía, en otro atentado con coche bomba cometido por el PKK, declaró el gobernador local, Ibrahum Tasyapan.

Etiquetado como: