21 agosto
El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, dio una conferencia de prensa después de que el presidente Lenin Moreno lo despojó de sus funciones, el jueves 3 de agosto de 2017.
El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, dio una conferencia de prensa después de que el presidente Lenin Moreno lo despojó de sus funciones, el jueves 3 de agosto de 2017.

Quito

La Fiscalía de Ecuador pedirá vincular en una investigación penal por el caso de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht al vicepresidente, Jorge Glas, quien aseguró este lunes que no hay "ni una sola prueba" en su contra y que la Justicia cedió a presiones mediáticas.

El fiscal general, Carlos Baca, anunció que el organismo "solicitará a la Corte Nacional de Justicia se señale día y hora para que se lleve a cabo una audiencia de vinculación" contra Glas.

Aunque el anuncio no implica aún la imputación de cargos ni una acusación formal contra Glas, Baca señaló que la audiencia "solo podrá llevarse a cabo previa autorización de la Asamblea Nacional" debido a que el vicepresidente goza de fuero.

Glas, quien consideró que fue "juzgado por los medios de comunicación y por los políticos que pedieron las elecciones", se mostró dispuesto a ser investigado en la trama de corrupción de Odebrecht, en la que está implicado su tío Ricardo Rivera. "Esta nueva etapa solo constituye para mí una nueva oportunidad para demostrar mi inocencia", dijo.

El vicepresidente pidió a los legisladores oficialistas que "autoricen" la audiencia para "seguir este caso en el sistema de justicia, en las cortes nacionales, donde una vez más demostraré mi inocencia".

La Constitución ecuatoriana señala que para seguir un juicio penal contra el vicepresidente es necesario el voto favorable de los dos tercios (92 de los 137 diputados) del Congreso, cuya mayoría es oficialista, pero está dividida por una disputa entre el presidente Lenín Moreno y su antecesor, Rafael Correa.

El fiscal general agregó que "el pedido de vinculación se sustenta en los elementos de convicción recabados en la instrucción fiscal por el delito de asociación ilícita" en el caso de la entrega de millonarios sobornos a funcionarios ecuatorianos por parte de la constructora brasileña.

Por su lado, Glas indicó que ha sido víctima de un "ataque brutal" por parte de los medios y la oposición, que lo acusa de estar involucrado también en otros casos de corrupción como el de la petrolera estatal Petroecuador."Creo que la enorme presión mediática que se ha ejercido sobre la Fiscalía ha tenido efecto porque, insisto, hasta la presente fecha no hay ni una sola prueba", expresó.

Poco después del anuncio del fiscal general, el presidente de la Asamblea Nacional, José Serrano, escribió en su cuenta de Twitter que "tan pronto sea presentada en la Asamblea (la solicitud de audiencia) será procesada".

Desde Bélgica, el expresidente Correa -un arduo defensor de Glas y duro crítico del gobierno de Moreno- tildó de show el anuncio del fiscal. "Continúa el show. Sin prueba alguna, Fiscalía vincula a vicepresidente en caso Odebrecht. No se respetan principios, tan solo presiones", escribió el exmandatario en su cuenta de Twitter.

Glas, quien desde el 2007 fue responsable de sectores estratégicos de Ecuador y a partir del 2013 es vicepresidente, asegura que la Contraloría ha auditado en dos ocasiones su patrimonio sin encontrar irregularidades. ,Ahora sin funciones tras publicar una carta con reproches hacia Moreno Glas confió en que la justicia "actúe no por presión sino con base en el estado de derecho".

Las indagaciones en curso en Ecuador por el caso Odebrecht, que habría sobornado a funcionarios ecuatorianos por valor de $33,5 millones, deja en el país una decena de detenidos en Ecuador, entre ellos un exministro de Electricidad del gobierno de Correa. Además, hay una orden de prisión contra el excontralor del Estado, Carlos Pólit, quien está pófugo en Estados Unidos.