20 abril, 2016
Una fuerte explosión dejó este miércoles por lo menos 30 trabajadores heridos en el complejo petroquímico de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).
Una fuerte explosión dejó este miércoles por lo menos 30 trabajadores heridos en el complejo petroquímico de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Washington

Una explosión en una planta petroquímica del estado mexicano de Veracruz dejó al menos 30 heridos, informó este miércoles la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), copropietaria de la instalación junto a la empresa mexicana Mexichem.

La "explosión" ocurrió alrededor de las 3:30 p. m. (hora en México) en la planta Clorados 3 de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV), que opera Mexichem en la ciudad de Coatzacoalcos, en el Golfo de México, dijo Pemex en un comunicado.

"Al momento se reportan 30 heridos" que están siendo trasladados a hospitales, señaló la empresa que inicialmente había informado de tres trabajadores heridos de esta planta conocida como Pajaritos.

Se desconocen, por el momento, las causas del siniestro.

Pemex informó que sus unidades contra incendio están trabajando en el lugar, donde todavía se aprecia una enorme y espesa columna de humo gris, en coordinación con agentes de Protección Civil y autoridades de Veracruz.

El director general de Pemex, José Antonio González, se está trasladando al lugar del accidente "para coordinar la atención de la emergencia", indicó la empresa.

El gobernador del estado, Javier Duarte, dijo en Twitter que el incendio está "totalmente controlado" y también informó que se suspendieron clases en Coatzacoalcos y otros cinco municipios vecinos.

Los incendios en instalaciones de Pemex se repiten periódicamente, algunas veces, debido a tomas clandestinas en ductos de la empresa.

En febrero, dos personas fallecieron y al menos siete resultaron heridas por un incendio en una plataforma de la empresa frente a las costas de Campeche. El año pasado, en esa misma zona, otro incendio en instalaciones de Pemex dejó cuatro muertos.

Pemex, vital para las finanzas públicas mexicanas, afronta la caída de los precios internacionales de petróleo, el robo de combustible por parte del crimen organizado y una drástica baja de su producción, de 3,4 millones de barriles diarios en 2004 contra 2,2 millones en el 2015.

Etiquetado como: