22 noviembre, 2015
Mauricio Macri, líder de la oposición, es el favorito en la mayoría de las encuestas.
Mauricio Macri, líder de la oposición, es el favorito en la mayoría de las encuestas.

Buenos Aires

Los argentinos eligen este domingo a quien gobernará el país los próximos cuatro años en una inédita segunda vuelta electoral entre el opositor conservador Mauricio Macri y el peronista Daniel Scioli, partidario de mantener el modelo populista del kirchnerismo.

Macri, de 56 años y líder del frente opositor 'Cambiemos', es favorito en todas las encuestas.

El opositor propone atajar la inflación que economistas privados estiman en al menos 27% anual, levantar rápidamente las impopulares restricciones para la compra de dólares, corregir el tipo de cambio y acotar las regulaciones que, a su entender, mantienen estancada la economía desde hace cuatro años.

El también alcalde de Buenos Aires asegura que no suprimirá los programas sociales ni la nacionalización de empresas emblemáticas como la petrolera YPF llevadas a cabo durante los dos mandatos de la presidenta Cristina Fernández (2007-2015).

Scioli, de 58 años y líder del peronista Frente para la Victoria, reconoce los mismos problemas que su rival aunque propone mecanismos graduales para corregir lo que haya que corregir sin provocar un ajuste que genere una brusca devaluación. El también gobernador de la provincia de Buenos Aires, la más importante del país, asegura que si gana ejercerá el poder sin condicionamientos por parte del kirchnerismo.

"Tengo mucha confianza de que la gente votará en defensa de su futuro, cuidando lo que tiene que cuidar. Hoy va a ganar el pueblo, gana la gente", declaró Scioli antes de votar en una escuela del partido bonaerense de Tigre.

"Me tengo mucha fe, sé que el pueblo ha madurado", agregó el candidato, mientras decenas de personas cantaban "Se siente, se siente, Scioli presidente".

Los dos candidatos a la presidencia de Argentina emitieron su voto en una inédita segunda ronda.
Los dos candidatos a la presidencia de Argentina emitieron su voto en una inédita segunda ronda.

Unos 32 millones de argentinos mayores de 16 años están habilitados para votar en el primer balotaje en la historia del país.

"Cada vez que vengo a votar me parece que voy a una fiesta; estuve años sin votar por las dictaduras militares", dijo Ricardo Ferretti, de 58 años, el primero de una fila de cinco personas que aguardaba la apertura de las urnas en una escuela del barrio de Floresta, al sur de la capital argentina.

Quien se alce con el triunfo sucederá el 10 de diciembre a Fernández, líder del movimiento de centroizquierda que creó junto a su antecesor y fallecido marido Néstor Kirchner (2003-2007) dentro del peronismo. Los gobiernos de ambos estuvieron caracterizados por una fuerte intervención estatal en la economía, programas de asistencia a los necesitados y un estilo personalista de ejercer el poder que provocó confrontaciones con rivales políticos y una grieta en el seno de la sociedad.

Macri llega con más posibilidades de ganar luego de que en la primera ronda del 25 de octubre quedara tan solo tres puntos por debajo del oficialista, un resultado inesperado que fue leído como una victoria.

El opositor, el directivo más exitoso de la historia del club de fútbol Boca Juniors, espera romper el maleficio de presidentes no peronistas que no pudieron terminar su mandato en los últimos 60 años.