Caracas dice que pretenden controlar su petróleo; EE. UU. niega intervención

 20 marzo, 2015
Rodríguez también pidió ayer “una revolución en la estructura” de la OEA, tras la elección del nuevo secretario general, Luis Almagro. | EFE
Rodríguez también pidió ayer “una revolución en la estructura” de la OEA, tras la elección del nuevo secretario general, Luis Almagro. | EFE

Washington. AFP. Venezuela alertó ayer, ante la Organización de Estados Americanos (OEA), de que Estados Unidos pretende apoderarse de su petróleo, pero Washington negó que busque un derrocamiento, en el primer debate entre los países por las sanciones de la Casa Blanca.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, acudió al organismo hemisférico para denunciar la orden ejecutiva del presidente estadounidense Barack Obama, que cataloga la situación en Venezuela (de crisis económica e inestabilidad política) como una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

“La aplicación de leyes de esta naturaleza suele preceder a intervenciones militares”, dijo Rodríguez en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, en Washington.

“Por eso decidimos venir a esta organización, a alertar no solo de la sanción extrema, como una intervención militar, sino con agresiones de otro tipo como bloqueo financiero, comercial y económico”, añadió.

La representante de Venezuela, país con las mayores reservas de crudo en el mundo, advirtió: “Se pretende poner mano sobre nuestros recursos naturales estratégicos y nuestra principal petrolera, PDVSA”.

De hecho, Rodríguez denunció que “en ocasión” del decreto estadounidense, cuentas bancarias de misiones diplomáticas venezolanas han sido bloqueadas.

La discusión del decreto de la Casa Blanca en la OEA ocurre luego que la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) y el bloque ALBA respaldaran el reclamo venezolano y pidieran a Obama derogar las medidas.

Sin embargo, el escenario en la OEA, el bloque continental más antiguo y que agrupa a todos los países de la región, excepto Cuba, reunió por primera vez a Estados Unidos y Venezuela, con el objetivo de discutir el último diferendo en las ya problemáticas relaciones bilaterales.

Rechazo. Por su parte, el embajador estadounidense, Michael Fitzpatrick, señaló que el decreto, que ordena sanciones contra siete funcionarios venezolanos señalados de violación de derechos humanos, ha sido “malentendido o malinterpretado”.

“No estamos preparando una intervención militar. No estamos buscando desestabilizar o derrocar al gobierno de Maduro en un golpe de Estado o perjudicar la economía venezolana”, afirmó.

“Solo queremos evitar que venezolanos que consideramos han cometido violaciones de derechos humanos de otros venezolanos, viajen a Estados Unidos o coloquen su dinero en nuestro sistema financiero”, agregó.

Venezuela encontró un respaldo a su denuncia en el foro, que contó con la presencia de siete cancilleres, venidos a Washington para la elección del nuevo secretario general de la OEA, Luis Almagro, el miércoles.