1 febrero, 2016

Buenos Aires

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, habla durante la Conferencia Industrial Argentina este lunes, en donde anunció la eliminación de los polémicos impuestos a las exportaciones industrial y agrícola en ese país.
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, habla durante la Conferencia Industrial Argentina este lunes, en donde anunció la eliminación de los polémicos impuestos a las exportaciones industrial y agrícola en ese país.

A los fuertes incrementos de las tarifas eléctricas vigentes desde el lunes en Buenos Aires y sus alrededores se sumarán los aumentos que el gobierno tiene previsto aplicar en el servicio del gas.

Así lo informó el lunes el ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren quien dijo a radio Mitre que "en la tarifa de gas estamos haciendo un análisis similar al caso eléctrico, estamos analizado los pasos correspondientes desde el punto de vista legal".

El funcionario indicó que, sin embargo, "en el caso del sistema de gas, el retraso (en el precio de la tarifa) es menor al del sistema eléctrico", pero no dio más precisiones al respecto.

Los aumentos en la luz se aplican sobre un esquema de siete categorías de usuarios y alcanzan hasta 430% en los cargos fijos y cerca de 1.000% en los cargos variables.

Las nuevas tarifas son producto de la eliminación de los subsidios del Estado en Buenos Aires y las populosas localidades de los alrededores y de la actualización de los precios en el consumo.

El nuevo sistema contempla la llamada "tarifa social" para quienes consuman menos de 150 megavatios hora por bimestre y para los sectores más vulnerables como los beneficiarios de planes sociales, jubilados, pensionados, desempleados y personas que reciben bajos ingresos.

Según el gobierno la recomposición tarifaria alcanza a 3,7 millones de usuarios residenciales, mientras que a otros 900.000 —20% de los usuarios— se les mantendrá el subsidio aunque sufrirán un leve ajuste en sus facturas por el costo de generación.

La nueva reglamentación contempla asimismo descuentos para aquellos que consigan ahorrar energía respecto de 2015.

"Si por un consumo de 180 kilovatios por mes pagabas 25 pesos ($1,78 dólares) ahora pagarás 150 (10,7 dólares) " , dijo días atrás Aranguren a periodistas a modo de ejemplo y para cierto tipo de usuarios. El funcionario cuestionó que en los últimos años estuvo en vigor un sistema tarifario injusto.

El gobierno pretende ahorrar $4.000 millones con la eliminación de los subsidios y, según indicó, "dar señales" a las empresas con el fin de fomentar la inversión.

Aranguren afirmó que el sistema eléctrico argentino está "al borde del colapso" como consecuencia de varios años de un cuadro tarifario inadecuado y la consecuente falta de inversión y anunció que en dos años habrá una mejora en la calidad del servicio, que en la actualidad sufre periódicos cortes cuando hay un exceso de demanda.

El ministro señaló que los subsidios a la generación de energía eléctrica sumaron $10.000 millones en el último año y cuestionó que los habitantes de Buenos Aires pagaran menos por la luz que los de otras jurisdicciones del país.

El gobierno de Mauricio Macri, un conservador que asumió el poder el 10 de diciembre en reemplazo de la centroizquierdista Cristina Fernández (2007-2015) , dijo que entre sus objetivos está reducir el déficit fiscal que estima fue de cerca de 6% del producto interno bruto en 2015, lo que implicaría fuertes subidas en distintos servicios que estaban subsidiados.

Etiquetado como: