17 febrero
Manifestantes protestaron el jueves contra los sobornos de Odebrecht y pidieron enviar a la cárcel a los expresidentes Alan García, Alejandro Toledo y Ollanta Humala.
Manifestantes protestaron el jueves contra los sobornos de Odebrecht y pidieron enviar a la cárcel a los expresidentes Alan García, Alejandro Toledo y Ollanta Humala.

Lima

El organismo de fiscalización tributaria de Perú ordenó el embargo de propiedades y cuentas bancarias por 80 millones de soles (unos $25 millones) de la constructora brasileña Odebrecht, firma que reconoce el pago de millonarios sobornos en el país.

La disposición la confirmó una fuente de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria y Aduanas (Sunat). Según detalló el viernes el portal de investigación Ojo-Público, el Código Tributario permite tomar esta decisión cuando el comportamiento del deudor permite presumir que la cobranza será infructuosa o cuando puede ocultar sus activos o falsear su contabilidad.

La medida se adopta mientras se desarrollan las investigaciones del Ministerio Público. Debido a la magnitud de la firma, que se instaló en Perú en 1979, la Sunat la tiene en la lista de principales contributentes en Perú.

De acuerdo con Ojo-Público, el monto total del embargo a todas las compañías brasileñas implicadas en pago de sobornos a cambio de obras en Perú, caso conocido como Lava Jato, asciende a unos $75 millones.

El embargo a Odebrecht se aplicó a terrenos que posee en el norte de Perú, donde la firma desarrolla un proyecto de irrigación.

Reparación por sobornos. En tanto, la Procuraduría que investiga el caso de Lava Jato informó de que ha solicitado ante la Justicia una reparación civil provisional de 200 millones de soles (unos $60 millones) por los casos de pago de sobornos reconocidos por Odebrecht, a funcionarios de distintos gobiernos del Perú. El pago sería solidario, es decir, cubierto por todos los implicados.

En diciembre, Odebrecht reconoció ante la Justicia de Estados Unidos el pago de sobornos en Perú por $29 millones entre el 2005 y el 2014, para ganar obras públicas. Esto implica a los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

Toledo, quien se encontraría en Estados Unidos, es acusado de recibir $20 millones de Odebrecht y Perú tramita su extradición.

Hasta ahora hay tres exfuncionarios del gobierno de Alan García en prisión por supuestamente aceptar una coima de $7 millones a cambio de favorecer a Odebrecht con la obra de la Línea 1 del Metro de Lima.

Humala y su esposa, Nadine Heredia, quienes cuentan con restricciones para salir del país, están siendo investigados por lavado de activos por financiar presuntamente su campaña electoral con dinero procedente de Venezuela y de Brasil. Según documentos de la Policía Federal de Brasil, Odebrecht entregó $3 millones para la campaña de Humala, algo que ellos niegan.

Etiquetado como: