19 septiembre, 2012
 Una niña libia colocó ayer flores en el Consulado de EE. UU., en Bengasi. | AP
Una niña libia colocó ayer flores en el Consulado de EE. UU., en Bengasi. | AP

Bengasi. AFP. Planeado o no, el ataque sangriento contra el Consulado estadounidense en Bengasi (este) ilustra un aumento de los grupos islamistas radicales en Libia, al amparo de la inestabilidad en el país y la transigencia de las nuevas autoridades.

La facción más conocida es Katibat Ansar al-Sharia (Brigada de los Partidarios de la Charia), un grupo armado que defiende la aplicación literal de la ley islámica.

La población y la prensa apuntaron el dedo acusador contra ella inmediatamente después del ataque del 11 de setiembre contra el Consulado de EE. UU., en Bengasi, que se cobró la vida del embajador y de tres funcionarios estadounidenses. Ansar al-Sharia rechazó las acusaciones y agregó que se trata de “informaciones sin fundamento”. La milicia se formó después de caer el régimen de Muammar Gadafi (octubre, 2011) y sus miembros se conocieron en el frente, sobre todo en el este de Libia.

“No hemos combatido solo contra Gadafi, sino también por aplicar la charia en Libia”, explicó Yusef al-Jehani, encargado de relaciones exteriores del grupo.

Jehani negó que el grupo esté implicado en el ataque al Consulado y desmintió mantener vínculos con al-Qaeda, y dijo que miembros de la Brigada acudieron al lugar para “restablecer el orden”.

Etiquetado como: