Chantilly, Joyería Ana Gutiérrez, Tintos y Blancos, y Kabaña entraron al régimen

Por: Marvin Barquero 13 septiembre, 2013

La cantidad de nuevas empresas que se registraron como franquicias creció a un menor ritmo en los 12 meses que terminaron en agosto pasado, pues aumentaron un 5,4%, contra 9% y 17% en los dos periodos anteriores.

El crecimiento
El crecimiento

Entre julio del 2012 y agosto pasado, Costa Rica registró 12 empresas que entraron en esa modalidad, según el Cuarto Estudio del Sector de Franquicias, presentado ayer por la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR).

Sin embargo, en agosto del 2012, el aumento fue de 32 empresas y en agosto del 2011, de 17.

La franquicia es una concesión de derechos para la explotación de un producto o negocio. A cambio se recibe un pago inicial y se acuerda obtener un porcentaje de las ganancias o una suma fija.

Karol Fallas, directora del Centro Nacional de Franquicias, de la CCCR, adujo que no se trata ni de una desaceleración ni de una saturación del mercado. Explicó que durante el primer semestre del 2012 y el primero del 2011 se dio un gran incremento en el apoyo de la Cámara, lo cual generó el ingreso de más empresas.

Francisco Llobet, presidente de la CCCR, aseguró que el apoyo contribuyó al impulso del 35% en la cantidad de compañías durante los últimos tres años.

Virya Navarro, gerente de Mercadeo de Dairy Queen y Popeyes Lousiana Kitchen, dijo que el país es un mercado atractivo para algún tipo de franquicias de alimentos, donde hay un crecimiento del 10% anual, sobre todo en áreas no tradicionales.

 Paulina Romero atendió ayer a Bernardo Gamboa en la pastelería Chantilly, en San Antonio de Desamparados. Esta empresa comienza su proceso como franquicia tras 25 años de existir la marca, como un relanzamiento para sortear los efectos de la crisis y la consecuente caída en las ventas. | JORGE ARCE
Paulina Romero atendió ayer a Bernardo Gamboa en la pastelería Chantilly, en San Antonio de Desamparados. Esta empresa comienza su proceso como franquicia tras 25 años de existir la marca, como un relanzamiento para sortear los efectos de la crisis y la consecuente caída en las ventas. | JORGE ARCE

Franquicias locales, como Chantilly y Pet Café, también resaltan las oportunidades de este sector.

Aporte. El cuarto estudio del sector detectó 233 empresas en la forma de franquicias en el país, de las cuales 189 son extranjeras (predominan las de moda) y las otras 44, nacionales (hay más de alimentos).

Esas compañías generan un total de 27.000 empleos directos, de los cuales 21.381 son en marcas extranjeras y el resto en locales.

Las plazas subieron de 21.000 a 27.000 entre el 2012 y el 2013, tanto por el ingreso de nuevas empresas como por el crecimiento de las que ya están en el negocio.

Más de moda
Más de moda

Entre las que ingresaron el último año, están Joyería Ana Gutiérrez, Chantilly, Kabaña (restaurante), Tacontento, Tintos y Blancos, La Selecta (panadería), Gap (ropa estadounidense), Arturo Calle (tienda colombiana), Springfield (tienda de ropa de Estados Unidos) y Hard Rock Café.

Fallas estimó que en los próximos meses se invertirán unos ¢1.000 millones en nuevas franquicias, pues se esperan ingresos como los de Pull & Bear, Bershka, Stradivarius, Top Sider y Bebe.

El estudio determinó que el 72% de las nacionales pide una cuota inicial menor a los $50.000. Se pueden conseguir desde una cuota inicial de $5.000 hasta $1 millón.