Mecanismo definiría hogares que recibirían entre ¢42.000 y ¢44.000

Por: Patricia Leitón 26 septiembre, 2015
María Bustos Martínez vive en Limón y es su hogar es uno de los que podría recibir la transferencia por devolución del IVA. | JORGE ARCE/ARCHIVO
María Bustos Martínez vive en Limón y es su hogar es uno de los que podría recibir la transferencia por devolución del IVA. | JORGE ARCE/ARCHIVO

La implementación de un sistema de información que integrará las bases de datos de 14 entidades, es clave para que la devolución del IVA funcione.

Se trata del Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estado (Sinerube), cuya ley empezó a regir en diciembre del 2013.

Con este desarrollo se pretende escoger los hogares que recibirían entre ¢42.000 y ¢44.000 por mes, para compensar el pago del impuesto al valor agregado (IVA), si es que el tributo llega a aprobarse en la Asamblea Legislativa.

La base de datos se usará para todas las ayudas del Estado, por lo que el IVA será una función más, explicaron Carlos Alvarado, presidente del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), entidad encargada del sistema, y Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda.

Actualmente, el IMAS tiene el Registro Nacional de Beneficiarios, en el cual está la información de las personas que reciben ayudas estatales; no obstante, el sistema es limitado en sus funciones y la información contenida no está actualizada en tiempo real.

Por ello, desde hace dos años el IMAS trabaja en esta nueva herramienta. Este tiempo se ha destinado a crearle estructura administrativa al sistema, pues se creó como otra entidad, en lograr la autorización de los puestos por parte de la Autoridad Presupuestaria y obtener el presupuesto para operar.

En el sistema se incorpora información del IMAS, Patronato Nacional de la Infancia, la Caja Costarricense de Seguro Social, el Registro Nacional de la Propiedad y el Instituto Nacional de Aprendizaje, además de los ministerios de Educación, Vivienda, Trabajo y Planificación, entre otros.

infografia
Alvarado explicó que para este año se tiene un presupuesto de ¢270 millones, lo cual le permitirá comenzar a contratar a 12 personas el próximo mes y para el 2016 se incluyeron ¢1.500 millones en el plan de gasto.

Para Alvarado, Costa Rica tiene una gran riqueza de información, pero está dispersa y confía en que este nuevo sistema permita encontrar los hogares con menos recursos, mantener actualizados los cambios que enfrenta esta población (habrá hogares que entran y salen del grupo) y confirmar si hay personas que no deberían estar en la lista.

Alvarado y Rodríguez defienden la devolución del IVA en lugar de exonerar un grupo de productos (como se hace hoy), al argumentar que lo primero permite beneficiar solo a las familias con menos recursos, no como el sistema actual donde todos disfrutan de la exención.

Rodríguez explicó que la devolución podría, además, ayudar a bajar la pobreza porque se les daría una transferencia que procura cubrir todos los bienes y servicios que compren con IVA.

Ver para creer. Especialistas que conocen el sector social tienen dudas sobre el sistema.

Pablo Sauma, investigador de la Universidad de Costa Rica (UCR), explicó que desde que se creó el SIPO, que es el sistema de información del IMAS, en la administración de Rafael Ángel Calderón (1990-1994), todos los Gobiernos han tratado de mejorarlo y sustituirlo sin avances.

Jorge Vargas, coordinador a.i. del Estado de la Nación, considera que se debe hacer un prediseño para demostrar que, además de la idea general, se tiene previsto el mecanismo concreto.

Para el investigador de la Academia de Centroamérica, Víctor Hugo Céspedes, habrá un costo administrativo para evitar que personas no beneficiarias se quieran meter en la lista.

Otro investigador de la UCR, Juan Diego Trejos, comentó que no conoce el nuevo sistema, pero tiene dudas sobre el efecto de la devolución en bajar la pobreza.

Etiquetado como: