Hay 38 operadores activos, seis inactivos y BAC, que empezará a dar créditos en julio

Por: Patricia Leitón 10 marzo, 2015
Por medio de Coopetarrazú, pequeños productores de café, como Eliécer Zamora, recibieron créditos de Banca para el Desarrollo. | MARIO ROJAS/ARCH.
Por medio de Coopetarrazú, pequeños productores de café, como Eliécer Zamora, recibieron créditos de Banca para el Desarrollo. | MARIO ROJAS/ARCH.

El nuevo reglamento del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) ya comenzó a regir y ahora las entidades que operan dentro de ese programa deben reacreditarse con las nuevas reglas, o acreditarse en caso de ingresar por primera vez.

Recursos activos.
Recursos activos.

Además, el Consejo Rector del Sistema debe aprobar las nuevas propuestas de créditos y avales.

El SBD es un mecanismo para apoyar el financiamiento al sector productivo con condiciones más beneficiosas que las del mercado, el cual está dirigido a micro y pequeñas empresas. El esquema funciona desde el 2008, pero la legislación se reformó en noviembre del 2014.

Hoy día hay 38 entidades activas que tramitan fondos y avales, seis más están inactivas.

De esta forma, si una persona desea tener un préstamo o avales puede acudir a una de ellas, pero si quiere participar en los nuevos programas deberá esperar a que estén aprobados.

Miguel Aguiar, director de la Secretaría Técnica del SBD, explicó que ahora los planes deberán ser mucho más detallados y, por lo tanto, los interesados tendrán información de lo que ofrece cada institución y en cuál oficina.

Algunas entidades, como los bancos públicos, iniciaron su proceso de reacreditación, y el BAC San José el de acreditación, pues este será el primer banco privado que prestará dichos recursos.

Lo que ofrecerán. La Nación consultó a algunas entidades sobre los programas que ofrecerán.

En el BAC San José, el gerente general, Gerardo Corrales, informó de que están preparando los esquemas de crédito a mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) para que sean aprobados por el Consejo Rector, para empezar a colocar en julio.

“Nuestro objetivo es poder cubrir los segmentos que la ley establece tanto en micros (por medio de banca de segundo piso) como en pequeñas y medianas, en la parte agrícola, industrial, comercial, turismo, servicios, transporte y mujeres directamente”, detalló Corrales.

En el Banco de Costa Rica, Guillermo Quesada, subgerente general comercial, explicó que la entidad aprobó el programa denominado Creer para Crecer, en el cual habilitaron productos de crédito para micro y pequeño productor agropecuario (caña, azúcar, palma y café, por ejemplo), entre otros programas que elaboraron con diversos fondos.

Todo ello, una vez que el Consejo Rector los avale.

En el Banco Nacional, Víctor Acosta, director de BN Desarrollo, dijo que no pueden difundir los programas hasta que el Consejo Rector se los apruebe.

En el Banco Popular, Carlos Mario Alpízar, director de Banca Empresarial y Corporativa, detalló que someterán a revisión el programa que actualmente realizan llamado BP Mujeres Empresarias y evalúan los recursos no financieros, como la capacitación para sus clientes, en el Instituto Nacional de Aprendizaje.

Para interesados en crédito o avales

Los emprendedores que quieren participar en el sistema de banca para el desarrollo pueden acudir actualmente a las 38 entidades que ya operan.

No obstante, si pueden esperar, pronto las entidades que ya funcionan –y las que están por entrar– lanzarán nuevos programas de créditos y avales más detallados, pues el nuevo reglamento pide más información.

Según el artículo 43 del reglamento los nuevos programas deberán detallar un producto o servicio específico a ofrecer y tendrán que incluir con amplitud y claridad, la caracterización y condiciones de dicho producto o servicio, objetivos y metas específicas, perfil de los beneficiarios, tarifas, proyecciones y normativa de crédito aplicable.

En el caso de créditos en colones las entidades deben aplicar la tasa básica pasiva, hoy en 7,15% y en dólares, la tasa neta promedio de captaciones a seis meses plazo de la banca privada, calculada por el Banco Central, que tiene como piso un 3%.

Además, todos los beneficios fiscales y parafiscales que tienen estos créditos se deben reflejar en la tasa efectiva, que es aquella que considera otros costos del crédito, como comisiones y trámites legales. FUENTE: Miguel Aguiar, director de la secretaría técnica, SBD.