18 septiembre, 2015

Washington

El Servicio de Recaudación de Impuestos de Estados Unidos (IRS) reclama a la multinacional estadounidense Coca-Cola $3.300 millones en impuestos no pagados entre 2007 y 2009 más sus respectivos intereses, anunció este viernes la propia compañía.

Un consumidor se sienta frente a la entrada de la atracción Mundo Coca Cola, en Atlanta.
Un consumidor se sienta frente a la entrada de la atracción Mundo Coca Cola, en Atlanta.

La empresa, con sede en Atlanta, aseguró en un comunicado que considera que la reclamación del IRS "no tiene base" y que utilizará "todas las vías administrativas y judiciales para resolver esta cuestión".

El fisco estadounidense exige este pago al fabricante de refrescos y otros productos alimentarios como resultado de una auditoría practicada sobre los años fiscales 2007, 2008 y 2009, por la que le exige lo que considera pagos no realizados y sus intereses, pero sin aplicarle ninguna sanción adicional.

Las discrepancias entre el IRS y Coca-Cola residen en qué cantidad debe presentar la compañía como ingresos gravables en Estados Unidos en relación a las licencias que permiten a sus afiliados en el extranjero vender sus productos.

"La empresa ha seguido la misma metodología para determinar nuestros ingresos gravables en Estados Unidos provenientes de las operaciones en el extranjero durante casi 30 años", se defendió Coca-Cola.

El caso de Coca-Cola no es aislado, puesto que son varias las grandes empresas estadounidenses, como Amazon y Microsoft, que durante los últimos tiempos han tenido o mantienen abiertas este tipo de disputas con el IRS sobre ingresos provenientes del extranjero.

Etiquetado como: