27 diciembre, 2014

Las obras en el Canal deben terminar en el 2015. | GDA ARCHIVO
Las obras en el Canal deben terminar en el 2015. | GDA ARCHIVO

Panamá. Acan-EFE El Grupo Unidos por el Canal (GUPC) –liderado por la española Sacyr– presentó dos nuevos reclamos, que suman $735 millones, por sobrecostos en el proyecto de ampliación del canal de Panamá, informó el administrador de la vía acuática, Jorge Quijano.

Quijano explicó que el consorcio tramitó las quejas, que serán atendidas con base en los mecanismos establecidos en el contrato firmado en el 2009, por $3.118 millones, entre la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el GUPC para el diseño y construcción de las nuevas esclusas del Canal.

Con los dos nuevos pedidos, los sobrecostos impulsados por el consorcio liderado por Sacyr y integrado por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa, suman unos $2.300 millones, dijo Quijano.

El Ejecutivo detalló que uno de los dos nuevos reclamos es por el peso de las compuertas de las esclusas, por lo que el consorcio pide $333 millones. La segunda exigencia, por $402 millones, es por “haber acelerado el trabajo” en la construcción de las esclusas.

Las tres demandas anteriores aún están en las diferentes instancias de resolución de conflicto previstas en el contrato, a la espera de una decisión, de completar documentos o audiencia, lo que puede tomar todo el 2015, expresó Quijano.

Por los anteriores sobrecostes que GUPC dijo sufrir en la obra en 2014, la construcción de las esclusas se paralizó en febrero durante dos semanas, hasta que GUPC y la ACP encontraron una solución que le diera liquidez al consorcio sin afectar la cifra final del contrato.

El programa total de la ampliación, iniciada en 2007 y con un avance del 85%, tiene un presupuesto de $5.250 millones y debe estar concluida en 2015 para que el nuevo canal comience a operar comercialmente en el primer trimestre de 2016.