País recupera sus indicadores tras crisis que dejó a 20 millones en pobreza

 22 mayo

Moscú. AFP La recuperación de la economía rusa, que comenzó a finales del 2016, se aceleró a principios de año, con lo que Vladimir Putin pudo cerrar el capítulo de dos años de crisis, diez meses antes de las elecciones presidenciales.

Vladimir Putin podría reelegirse en los comicios de marzo 2018. | AP
Vladimir Putin podría reelegirse en los comicios de marzo 2018. | AP

La producción de Rusia aumentó 0,5% anual en el primer trimestre, según una primera estimación publicada la semana pasada por el instituto de estadísticas Rosstat, levemente mayor a lo previsto (0,4%).

En el cuarto trimestre del 2016, Rusia registró su primera subida del PIB (producto interno bruto) interanual desde el cuarto trimestre del 2014 (0,3%). La cifra confirma la tendencia hacia la recuperación, tras una crisis que afectó el nivel de vida de la población, y que dejó a casi 20 millones de rusos en la pobreza.

El PIB retrocedió un 2,8% en el 2015 y un 0,2% en el 2016 por causa del desplome de los precios de los hidrocarburos, de los que la economía rusa es fuertemente dependiente, y de las sanciones occidentales al país por causa de la crisis suscitada en Ucrania.

Precios disparados. Este doble golpe provocó que los precios se dispararan y que el poder adquisitivo y el consumo de los hogares se hundiera, aunque este último sigue a la baja a pesar de los indicios de recuperación.

“El panorama general es de recuperación lenta, pero progresiva. En nuestra opinión, el crecimiento va a continuar acelerándose durante los trimestres próximos, la disminución de la inflación y la flexibilización de la política monetaria reforzarán la demanda”, comentó Neil Shearing, del gabinete Capital Economics.

El gobierno espera una aceleración de la recuperación a lo largo del año y un crecimiento del 2% para el 2017. El Fondo Monetario Internacional, menos optimista, prevé un 1,4%.

El presidente Vladimir Putin solicitó a sus ministros que preparen medidas para que el crecimiento de Rusia sea superior al de la media mundial (3,5% esperado en el 2017). Pero, en conjunto, no se esperan medidas importantes antes de las presidenciales de marzo del 2018, a las que el jefe del Estado, salvo sorpresa, se presentaría para buscar la reelección presidencial.

A corto plazo, la economía rusa se beneficia del repunte de los precios del petróleo registrado desde que los principales países productores acordaron limitar la oferta mundial, a finales del 2016. Rusia y Arabia Saudí indicaron su disposición para prolongar el acuerdo hasta marzo del 2018, lo que será debatido.