El comercio se desacelera, mientras que la agricultura y la manufactura caen

Por: Patricia Leitón 13 mayo, 2015

La producción en sectores clave para la generación de empleo, como el comercio, la industria y la agricultura, se debilita.

Así lo muestran los resultados del índice mensual de la actividad económica (IMAE), que publicó ayer el Banco Central.

De acuerdo con los resultados del indicador, el comercio pasó de crecer a un ritmo interanual (de cada mes respecto al mismo mes del año anterior) de 4,35% en junio pasado, a 2,97% en marzo.

Según la Encuesta Continua de Empleo, el comercio generó, en el último trimestre del 2014, unos 372.000 empleos.

La agricultura, que es el segundo sector que más trabajo genera, cumplió seis meses continuos de caídas y, cada vez, con mayor fuerza.

Según esa misma encuesta, para este sector laboran cerca de 261.000 personas.

En criterio del presidente de la Cámara de Agricultura, Juan Rafael Lizano, dicha contracción se explica porque Costa Rica es un país caro para producir, con costos de salarios, electricidad y diésel superiores a productores de otros países.

La producción, que después de la educación es el sector económico más grande y el cuarto en generación de empleo– también cae.

En la reducción influye el impacto de la salida de la planta manufacturera de Intel; sin embargo, también el resto del sector está golpeado por factores internos y externos, explicó Pedro Morales, asesor económico de la Cámara de Industrias.

En su informe mensual de abril, el Banco Central señala que la contracción en los cultivos de banano y piña, afectados por factores climáticos adversos, golpean a la agricultura. | JORGE ARCE/ARCHIVO
En su informe mensual de abril, el Banco Central señala que la contracción en los cultivos de banano y piña, afectados por factores climáticos adversos, golpean a la agricultura. | JORGE ARCE/ARCHIVO

“Se debe reconocer que el mercado interno continúa con un comportamiento poco dinámico, y los mercados externos tampoco muestran un desenvolvimiento general favorable para una mayor actividad del sector industrial costarricense”, comentó el economista Morales.

El asesor de la Cámara de Industrias dijo que la caída implica menor absorción de empleos, o, incluso la salida de personal.

“Así, por ejemplo, los datos de la Caja Costarricense de Seguro Social, al mes de marzo del 2015, dan cuenta de una reducción del número de trabajadores industriales reportados de casi 1.800 en relación con marzo del 2014”, señaló Morales.

Otro que cae. La construcción, que es un sector que genera empleo para personas con menor calificación, también se está desacelerando y, en opinión del presidente de esta cámara, Guillermo Carazo, esto ya se percibe en el empleo.

“En el lapso entre enero y marzo del 2015 se mostró un decrecimiento promedio de 1,8% en el empleo formal de la rama de construcción, comparando con el mismo periodo del 2014”.

Las caídas en la industria y la agricultura, según un comunicado del Banco Central, explican buena parte de la desaceleración que enfrenta la economía, la cual creció apenas un 1,68% en marzo de este año respecto al mismo mes del año anterior.

Para el investigador Pablo Sauma, la situación dificultaría bajar el desempleo y hasta lo podría aumentar.

También subiría la informalidad por las características de los sectores que se debilitan.

Etiquetado como: