10 mayo, 2016
Jacob Lew, secretario del Tesoreo, visitó ayer Puerto Rico. | AP
Jacob Lew, secretario del Tesoreo, visitó ayer Puerto Rico. | AP

San Juan, PUerto Rico. EFE El secretario del Tesoro de EE. UU., Jacob Lew, dijo este lunes que el Congreso estadounidense debe favorecer una normativa que ayude a Puerto Rico a afrontar la reestructuración de su deuda como paso para superar los problemas de liquidez, ya que, de no hacerlo, la isla se enfrenta con una crisis humanitaria.

“Hay que actuar hoy para evitar que los niños puertorriqueños se queden sin medicamentos para su diálisis” , señaló Lew en el Centro Médico –principal hospital público de la isla–, como forma de llamar la atención sobre el problema.

En la visita al centro médico estuvo acompañado por el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla.

Lew urgió al Congreso a actuar con rapidez, ya que el Gobierno local no puede a la vez pagar a los acreedores y prestar servicios básicos.

En noviembre pasado, el gobierno de Barack Obama pidió al Congreso que aprobara una ley para reestructurar una deuda superior a $70.000 millones.

“El Congreso tiene que facilitar normativa que permita la reestructuración y una junta de supervisión”, indicó el funcionario, en referencia a una entidad que se encargaría de controlar las decisiones financieras del gobierno local.

Lew subrayó que ya no hay más tiempo y que el próximo 1. ° de julio, el Gobierno tiene que hacer frente a vencimientos de deuda por $2.000 millones, incluidos $700 millones de bonos de obligaciones generales que están garantizados por la Constitución local.

El presidente del Senado de Puerto Rico, Eduardo Bhatia, señaló, por su parte, que el Congreso trabaja en nueva normativa para atender la crisis de Puerto Rico y el problema de la deuda que podría presentarse al final de la semana.

La visita de Lew se suma a la del representante demócrata por Arizona, Raúl Grijalva, que viajó ayer a San Juan para reunirse con miembros del Gobierno de Puerto Rico y líderes comunitarios, para conocer, de primera mano, el alcance de la crisis causada por la falta de liquidez del Ejecutivo local.