16 mayo, 2016

Naciones Unidas. AP Naciones Unidas revisó a la baja sus pronósticos para la economía mundial y presentó un panorama de crecimiento estancado para este año, con pocas perspectivas de recuperación.

El informe S ituación y perspectivas de la economía mundial” , de mediados de 2016, prevé un crecimiento global general de apenas 2,4% para este año, el mismo que en 2015. La nueva proyección supone una baja considerable respecto del crecimiento de 2,9% pronosticado para este año en el informe de diciembre.

En América Latina y el Caribe, las economías se contraerán 0,6% por segundo año consecutivo, según el informe.

La caída en los precios del petróleo y de otras materias primas justifican las ralas perspectivas económicas, según la ONU. | ARCHIVO
La caída en los precios del petróleo y de otras materias primas justifican las ralas perspectivas económicas, según la ONU. | ARCHIVO

Dawn Holland, economista senior en el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, dijo que esta podría ser la primera contracción regional que abarca dos años desde la crisis de deuda de 1982-1983.

La especialista indicó que la alta inflación, las elevadas tasas de interés, el aumento del desempleo, el incremento de los déficits fiscales y la pérdida de confianza son “elementos que han retenido las inversiones” en algunos países suramericanos.

En Brasil, donde la presidenta Dilma Roussef fue separada temporalmente del cargo por un proceso de juicio político, la economía se contraerá este año 3,4%, según Naciones Unidas.

“El sombrío estado de la economía mundial representa de manera clara desafíos importantes para los países miembros” , declaró el subsecretario general Lenni Montiel al presentar el informe.

Causas. El reporte atribuye las desalentadoras perspectivas económicas de este año a numerosos factores, entre ellos, la persistente debilidad de la demanda en las economías más grandes –lo cual continúa lastrando el crecimiento mundial–, los bajos precios del petróleo y de otras materias primas, en perjuicio de los países exportadores, afectaciones severas relacionadas con el clima, en especial la fuerte sequía vinculadas a El Niño, los desafíos políticos y gran emigración de capital en muchas regiones en desarrollo.

Holland dijo que el crecimiento de 2,4% pronosticado para este año es un punto porcentual menor que la tasa anual promedio de 3,4% en la década previa a la crisis financiera global de 2008 y 2009.

El PIB no mejorará en los países ricos desarrollados respecto del año anterior, y para Estados Unidos la ONU proyecta una reducción del crecimiento de 2,4% en 2015 a 2,2% en 2016, debido a una baja inversión empresarial y bajas exportaciones.}

Para 2017, se prevé que la economía estadounidense crezca a una tasa de 2,5%.