Por: Óscar Rodríguez 12 diciembre, 2016

Los ingresos del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) por la venta de servicios de telefonía e Internet se estancaron durante este año.

Entre enero y setiembre anterior, las ventas del negocio de telecomunicaciones ascendieron a ¢430.594 millones, es decir, un alza del 0,5% comparado con el mismo periodo del 2015, cuando fueron ¢428.127 millones, según los estados financieros del Grupo ICE.

El sector de energía fue el que impulsó la actividad de la empresa pública.

Hasta setiembre pasado, las ventas de electricidad fueron de ¢607.373 millones, es decir, un crecimiento de 7,7% comparado con el mismo periodo del 2015, cuando alcanzaron los ¢563.760 millones.

En total, los negocios del Grupo ICE realizaron ventas por más de ¢1 billón.

Del lado de los costos de operación, la baja en el gasto se fundamentó en el menor uso de la planta térmica de Garabito.

Asimismo, se presentó un menor gasto en el arrendamiento de equipo de generación de electricidad.

Sin embargo, la reducción más significativa ocurrió en el segmento de comercialización de servicios.

En dicho rubro, el gasto fue de ¢165.408 millones hasta setiembre pasado, es decir, un recorte de ¢26.000 millones si se compara con el mismo periodo del 2015.

La reducción en el costo de las remuneraciones, como parte del proceso de movilidad laboral voluntario, fue la partida en donde hubo el mayor recorte en el gasto, muestran los estados financieros del Grupo ICE.

En este segmento, el Instituto canceló ¢41.862 millones entre enero y setiembre de este año, es decir, ¢10.000 millones menos comparados con el año anterior.

El resultado fue una ganancia operativa de ¢111.898 millones, lo cual equivale a un incremento del 232%.

Pese a la mejora, el ICE tuvo una pérdida de ¢4.576 millones, según los estados financieros.

El desajuste lo generó la actualización de la deuda del Instituto a un nuevo tipo de cambio. La apreciación del 3% del dólar frente al colón, durante este año, es la razón de la pérdida.

El incremento del dólar generó un aumento del gasto por fluctuaciones cambiarias, al pasar de ¢3.400 millones durante el año pasado a los ¢75.500 millones en este 2016.

El ICE insiste en que la pérdida por el precio del dólar no afectará a sus clientes.