Por: Óscar Rodríguez 24 julio
Jaime Barrantes, gerente de pensiones de la CCSS.
Jaime Barrantes, gerente de pensiones de la CCSS.

La Auditoría de la Caja hizo una serie de críticas a la actividad de crédito del IVM. ¿El negocio hipotecario es rentable para el fondo?

Sobre ese tema la Auditoría ha presentado varios informes a la Junta (Directiva de la CCSS). Ha habido dos corrientes una que se fortalezca y otra que no es un tema que la Caja deba profundizar por la competencia del sistema financiero nacional.

”Hemos evaluado, por el momento, que es una forma de diversificar y se ha fortalecido, no a gran escala porque tendría costos para la institución en contratación de personal. Es complejo para la institución competir con los bancos.

”Vemos el tema como una alternativa de inversión que nos genera un poco más de rentabilidad. Es una diversificación, pero no para invertir grandes sumas”.

¿Cuánto pueden invertir?

La Junta tiene aprobado invertir (en la cartera de crédito) un máximo del 4% de las reservas del IVM.

”El negocio lo vemos como una forma de diversificar y que impacta la calidad de vida de los afiliados al IVM, pues la Caja es una alternativa más de las que existen en el mercado financiero”.

Del 2011 al 2016 se aprobaron anualmente 280 operaciones de crédito y un monto anual de ¢6.000 millones en promedio. ¿Vale la pena mantenerse pese a los números bajos, comparado con el sistema financiero?

Sí se han hecho esfuerzos para fortalecerlo, pero con prudencia. La meta (de colocación) de este año son ¢12.000 millones y ya vamos por ¢6.000 millones.

”En este año vamos relativamente bien con respecto a la meta.

”La cartera hipotecaria es un elemento que ayuda a diversificar, da un poco más de rendimiento pues recibimos a una tasa activa cuando colocamos. Mientras que, cuando vamos a un banco, recibimos una tasa pasiva”.