Actualmente las entidades financieras ofrecen diferentes instrumentos que pueden ayudar con el objetivo de hacer crecer su capital

 10 noviembre, 2016

San José

Si está entre las personas que recibirán aguinaldo este fin de año y le llama la atención la posibilidad de ahorrar o iniciar un ahorro con una parte de ese dinero, estos son algunos pasos básicos.

El objetivo primario es apartar un capital semilla para un ahorro que quiera conservar a largo plazo, sin gastarlo, es decir, por lo menos por más de un año en este caso, y que tenga la posibilidad de que crezca con depósitos adicionales.

Para hacer ese ahorro dos de las tareas que se deben hacer es buscar el instrumento o producto financiero que satisfaga las necesidades del ahorrante y obtener algún rendimiento por ese ahorro con el transcurso del tiempo, según recomendaciones de especialistas en finanzas consultados.

Bóveda en el Banco de Costa Rica
Bóveda en el Banco de Costa Rica

Aparte un monto. Separe por lo menos un 10% del aguinaldo y conviértalo en un monto "intocable", que solo pueda ser usado en algunas emergencias calificadas, por ejemplo, algún problema serio de salud. Lo ideal es que ese monto pueda ser mayor. Mejor aún si establece un objetivo (viaje o compra de carro) y un plazo en el que le gustaría establecer el retiro.

Venza la tramitomanía. Busque el instrumento financiero que más se ajuste a sus intereses, compare los beneficios que le da y, en especial, supere la tramitomanía y acuda a abrir las cuentas necesarias a los bancos o a las sociedades administradoras de fondos de inversión; será un paso que solamente hará una vez.

Evite la tentación. Una vez que separó una parte del aguinaldo procure usar vehículos de ahorro que permitan hacer depósitos, pero que desincentiven los retiros. Estos pueden ser los planes de ahorro programado, fondos de inversión de crecimiento y en última instancia use los certificados de depósito a plazo.

Haga depósitos adicionales. Las tasas de interés no lo harán millonario y si reinvierte solo los intereses logrará que su capital se incremente a un ritmo muy lento. Lo que realmente puede hacer crecer considerablemente su ahorro son sus aportes adicionales y constantes.

Actualmente las entidades financieras ofrecen diferentes instrumentos que pueden ayudar con el objetivo de crecimiento de un ahorro.

Además de los certificados de depósito a plazo, que ahora se pueden elaborar desde las páginas en Internet, están los planes de ahorro programado.

Según la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), en octubre pasado por lo menos 651.624 personas usaban estos programas de ahorro en diez bancos, que entre todos tenían un acumulado de ¢192.105 millones.

Por su parte Víctor Chacón, director ejecutivo de Cámara de Fondos de Inversión (CAFI), insistió que en este sector existen fondos que permiten empezar un ahorro con un mínimo de ¢5.000 o $20 con la posibilidad de hacer aportes quincenales o mensuales.

Los fondos inversión de crecimiento son los que se pueden aprovechar para este fin. Pablo Montes de Oca, gerente general de la sociedad administradora de fondos de inversión del Banco Nacional, explicó que si la persona está interesada en conservar el dinero por plazos largos podría aprovechar rendimientos mayores y que en este momento están cerca del 6% anual o más; contrario a intereses menores del 3% que pueden obtenerse en fondos de mercado de dinero.

Montes de Oca dijo que en esta entidad también se pueden hacer subcuentas en la cuenta de los fondos de inversión. En los fondos de crecimiento es posible hacer un ahorro programado a un determinado plazo, pues usualmente las entidades establecen una penalidad o comisión a quienes hagan un retiro anticipado respecto a las políticas del fondo.

En el caso de los certificados de depósito a plazo es importante que verifique el monto mínimo que cada entidad exige, pues en algunos casos es a partir de los ¢100.000. Una vez que se hace un certificado, este no se puede alterar y por lo tanto no recibe aportes adicionales.