Solo cooperativas y solidaristas podrían realizar depósitos de manera temporal

Por: Patricia Leitón 23 julio, 2014

El Banco Central de Costa Rica consulta un cambio a las regulaciones de política monetaria, que reduce la participación del público en Central Directo.

Central Directo es un mecanismo de captación de recursos que tiene el Banco Central en línea, en donde el público invierte dinero, desde un día hasta cinco años. El monto mínimo es ¢100.000.

Según el informe de Central Directo y el Servicio de Captación de Fondos en Sinpe, al 15 de julio, en este sistema participan 32 personas físicas, 12 empresas, tres entidades del sector público, 231 asociaciones solidaristas y 38 instituciones financieras.

En Central Directo, el público puede invertir dinero desde un día hasta cinco años. El monto mínimo es ¢100.000. | ARCHIVO/ALEJANDRO SANDINO
En Central Directo, el público puede invertir dinero desde un día hasta cinco años. El monto mínimo es ¢100.000. | ARCHIVO/ALEJANDRO SANDINO

La modificación que puso en consulta el Central dispone: “Deshabilitar la oferta de nuevos depósitos electrónicos a plazo en el portal de Central Directo y en el servicio de captación de fondos de Sinpe, con excepción de aquellos que puedan constituir las organizaciones sujetas a reserva de liquidez”.

La reserva de liquidez es un monto que las asociaciones solidaristas y las cooperativas deben mantener en el Banco Central. En este momento es de 15%.

Estas organizaciones continuarían invirtiendo en Central Directo, hasta la creación nuevos instrumentos en el Mercado de Liquidez.

Impacto en asociaciones. Vidal Villalobos, gerente de Estudios Económicos de Portfolio Advisory Group de Scotiabank, comentó que la propuesta de cambio afectaría las operaciones de las cooperativas y las asociaciones solidaristas.

“Al pasar los recursos de Central Directo al MIL (Mercado de Liquidez), habría una minusvalía en las inversiones, porque limita los periodos de inversión de las reservas de liquidez de estas entidades, con lo que se vería afectado el bolsillo de los trabajadores” , especificó Villalobos.

No fue posible obtener la opinión de la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito ni del Banco Central.

Ronulfo Jiménez, asesor de la Asociación Bancaria Costarricense, manifestó que es una decisión correcta.

“Es un principio básico de la división del trabajo que los bancos centrales no operen con público, dado que existen múltiples entidades financieras que atienden y reciben depósitos del público, en el caso costarricense son bancos públicos, bancos privados, financieras, cooperativas de ahorro y crédito y mutuales”, argumentó Jiménez.

El Central dio un plazo de 10 días hábiles a partir de la publicación del acuerdo en La Gaceta para enviar las observaciones.