El café ganador proviene de La Bandera de Dota, una localidad a 1.900 metros sobre el nivel del mar, en el valle de Tarrazú.

Por: Juan Pablo Arias 16 mayo, 2014

San José

Luis Enrique Navarro, un productor de café de 53 años, es el dueño del microlote ganador de la competencia "Taza de la Excelencia", un concurso de la Alliance for Coffee Excellence (ACE) que escoge al mejor grano del país.

Durante su evaluación, los 27 catadores de 11 países examinan el sabor, aroma y calidad de taza, entre otros aspectos, de los 32 lotes de café que están en la final del concurso Taza de la Excelencia. Los lotes ganadores se pondrán a la venta en una subasta electrónica. | PABLO MONTIEL.
Durante su evaluación, los 27 catadores de 11 países examinan el sabor, aroma y calidad de taza, entre otros aspectos, de los 32 lotes de café que están en la final del concurso Taza de la Excelencia. Los lotes ganadores se pondrán a la venta en una subasta electrónica. | PABLO MONTIEL.

El café ganador proviene de La Bandera de Dota, una localidad a 1.900 metros sobre el nivel del mar, en el valle de Tarrazú.

Josué Navarro, hijo del productor, aseguró que la familia tiene un microbeneficio desde hace cinco años, aunque han participado en la actividad caficultora desde hace varias generaciones.

Este es el tercer año en que participaron en la competencia. El microlote ganador se llama La Mesa de Segueto.

"Ese nombre surge porque a mi papa desde niño le dicen Segueto y porque irónicamente le pusieron a la finca "La Mesa", pero es un terreno muy inclinado", relató Navarro.

En Costa Rica la competencia tiene el apoyo y fiscalización del Icafé y de la Asociación de Cafés Finos.

Un total de 32 muestras de café de todas las regiones del país fueron catadas esta semana por jueces nacionales para determinar cuáles de ellas era merecedora de la Taza de la Excelencia.

Colaboró el periodista: Marvin Barquero

Etiquetado como: