Deportes

Décima edición convocó a 3.500 corredores

En Tamarindo se sufre, pero se disfruta

Actualizado el 18 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

Deportes

En Tamarindo se sufre, pero se disfruta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los corredores de 10k (izq.) se toparon con los de 21k durante la competencia realizada ayer en las calles de Tamarindo. | MAYELA LÓPEZ

Ayer a las 4:30 a. m., cuando la luna era la principal testigo de 3.500 atletas, se dio el banderazo de salida de los 42, 30 y 21 kilómetros en la décima edición de la Maratón de Tamarindo. Media hora después pasó lo mismo con la distancia de 10 kilómetros.

La oscuridad e incluso una sensación de frío acompañaron a los corredores en los primeros minutos. Los atletas aprovechaban esos momentos porque sabían que era cuestión de tiempo para que apareciera el característico sol de la zona.

La mayoría era consciente de que en Tamarindo se sufre. Primero, por el calor, y segundo por la humedad. Aun así, también saben que esta carrera da una satisfacción final como pocas.

“Correr a nivel del mar es muy duro pero cuando uno va metido en esto hay que soportar el dolor, el cansancio y el calor”, comentó Juan Ramón Fallas, ganador de los 10 kilómetros.

El cambio de horario respecto a años anteriores (media hora más temprano) fue una gran ayuda para los atletas. “En la segunda mitad se sintió fuerte el calor pero estoy acostumbrado. Por dicha adelantaron media hora, favorece bastante, aunque también deberían hacerlo con los de 10 km”, dijo el guatemalteco Carlos Trujillo, ganador en media maratón.

El nacional Javier Fernández, tercero en la misma distancia, asegura que Tamarindo es una de las competencias más exigentes de Costa Rica.

“Estaba bastante fresco al inicio, pero igual sentí cansancio. Siempre la humedad afecta mucho, sobre todo a mí que entreno en Cartago”, señaló.

Para el keniano Hillary Kimaiyo, vencedor en la maratón, no es una competición para hacer buenos tiempos.

“Esta carrera es muy complicada, sobre todo por la humedad, el cuerpo se cansa mucho”, comentó Hillary, quien paró el cronómetro en 2:28:31.

Su compatriota, Genoveva Jelagat, campeona en maratón, padeció más las altas temperaturas, pues conforme avanzaba el cronómetro, el panorama se tornaba más difícil.

“El calor es aplastante en la segunda mitad del camino, pero gracias a Dios pude terminar bien”, mencionó Jelagat.

La africana culminó con un tiempo de 2:55:32 y su más cercana competidora, la tica-colombiana Jenny Méndez, llegó a seis minutos y 33 segundos.

  • Comparta este artículo
Deportes

En Tamarindo se sufre, pero se disfruta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fiorella Masís

fiorella.masis@nacion.com

Periodista de Deportes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre deportes alternativos.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota