Deportes

Examen realizado ayer en Quito

Autopsia revela que Christian Benítez sufría un mal indetectable

Actualizado el 03 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Jugador padecía una enfermedad coronaria que no podía ser detectada en vida

Cadáver llegó ayer a Ecuador, donde miles de personas le dieron el último adiós

Deportes

Autopsia revela que Christian Benítez sufría un mal indetectable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ecuador despide a “Chucho” Benítez (AFP)

Quito. EFE El futbolista Christian Chucho Benítez murió por una enfermedad indetectable en el corazón, afirmaron ayer el presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Luis Chiriboga, y el médico de la selección absoluta, Patricio Maldonado, al comentar los resultados de la segunda autopsia practicada en Ecuador.

“Chucho estaba condenado a morir. Tenía una enfermedad del corazón que solo podía ser descubierta después de su muerte”, dijo Chiriboga en el coliseo Rumiñahui, sede de la capilla ardiente.

“Desgraciadamente los hallazgos en la autopsia del cadáver no se pueden detectar en vida, ni con exámenes muy sofisticados. Chucho ha pasado por muchos clubes donde los exámenes son muy fundamentales, pero no se detectó nada, sino ahora postmortem”, dijo, por su parte, el doctor Maldonado.

El médico afirmó que en el siguiente examen microscópico se podrá corroborar el diagnóstico final, firmado por un grupo de especialistas de las entidades jurídicas más importante de Ecuador.

“Con esto, creo que quedamos en paz, pero si quedan dudas, se irá recopilando mayor información hasta llegar al ciento por ciento del diagnóstico en homenaje a la memoria del Chucho”, añadió.

Benítez, quien triunfó como goleador en Ecuador y en México, había optado por continuar su carrera deportiva en el equipo Jaish SC de Catar, donde murió el lunes como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio.

El cadáver del futbolista llegó en la madrugada de ayer a Quito, donde fue sometido a una nueva autopsia por exigencia de la familia.

Carros de bomberos lanzaron chorros de agua sobre la aeronave en señal de bienvenida, mientras fuera de la pista las personas se agolparon para seguir de cerca el descenso del ataúd.

El féretro con la bandera de Ecuador fue trasladado en un carro fúnebre y escoltado por decenas de vehículos y policías motorizados.

Tras una larga espera, el ataúd ingresó al coliseo Rumiñahui, donde miles de personas, incluido el presidente Rafael Correa, ingresaron para dar el último adiós.

El sepelio de Benítez está previsto para hoy en la tarde en el cementerio Monte Olivo, en Quito.

  • Comparta este artículo
Deportes

Autopsia revela que Christian Benítez sufría un mal indetectable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota