Consuma frutas, cereales, lácteos, huevos o embutidos bajos en grasa, y aceite de oliva

Por: Irene Rodríguez 20 junio, 2015

Se dice que es la comida más importante, porque, luego de muchas horas de no recibir alimentos, brinda los nutrientes requeridos y da la energía necesaria para arrancar la jornada.

Sin embargo, ¿qué es lo que debe incluir un buen desayuno? Los nutricionistas mencionan cinco elementos esenciales que deben estar presentes cada mañana: cereales, frutas, huevo o embutidos bajos en grasa, y algún tipo de grasa ligera, como el aceite de oliva.

Según la nutricionista Evelyn Mora, la variedad de propiedades presente en estos grupos alimentarios, aporta los nutrientes necesarios para comenzar el día y mejorar la salud.

“Los cereales aportan carbohidratos, que dan energía para enfrentar todas las tareas, tanto físicas como mentales”, comentó la nutricionista. Además, aseguró que los lácteos son ricos en calcio y vitaminas A y D.

A lo largo del día, lo ideal es comer tres porciones de estos. En el desayuno, se puede consumir la primera.

Las frutas son uno de los elementos que, según los nutricionistas, debería estar en todo desayuno. | ARCHIVO
Las frutas son uno de los elementos que, según los nutricionistas, debería estar en todo desayuno. | ARCHIVO

“El huevo, al igual que los embutidos, son fuente de proteínas. Debemos procurar que sean bajos en calorías, como la pechuga de pavo, el jamón de pavo o el cocido”, aseguró Mora.

Por su parte, las frutas brindan azúcares que ayudan en las labores diarias.

La grasa también es necesaria para las funciones del organismo. No obstante, se aconseja el consumo de aceite de oliva en vez de mantequillas o margarinas.

La comida más importante. Diferentes investigaciones concluyen que la primera comida ayuda a “administrar” el hambre durante el día, regula antojos e impide comer de más.

El desayuno impulsa una mejor fertilidad, más concentración y mejor rendimiento laboral.

No desayunar es muy dañino. Este hábito se asocia con el síndrome metabólico (colesterol alto, hipertensión y obesidad abdominal), diabetes y diversas afecciones cardíacas.