Cantidad de horas en el trabajo no está ligada a satisfacción laboral o familiar

Por: Irene Rodríguez 22 septiembre, 2013

¿Trabajar menos horas al día hace a la gente más feliz? La respuesta inicial podría ser sí, pero un estudio confirma lo contrario. Se trata de un trabajo desarrollado durante 10 años en Corea del Sur.

Los investigadores de la Universidad de Corea del Sur evaluaron si un proyecto del Gobierno (del 2004) de reducir la jornada laboral de 44 a 40 horas semanales, generaba personas más felices y les daba más tiempo para sus actividades familiares y personales.

El reporte midió el impacto de la jornada laboral en la satisfacción profesional de la persona y en su vida familiar.

“Muchas personas nos decían más bien que debían realizar las mismas tareas en menos tiempo y eso les generaba mayor estrés”, manifestó en un comunicado de prensa, Robert Rudolph, coordinador de la investigación.

El estudio, que fue publicado en la revista Journal of Happiness Studies , concluyó que las mujeres, con hijos menores de 10 años, eran las más felices con laborar menos horas a la semana.

También encontraron que quienes se mostraban más felices, no daban como su principal razón la cantidad de horas trabajadas.

Los científicos entrevistaron a más de 1.200 personas entre los 18 y los 54 años

Motivación. Este no es el único estudio que mide la relación entre jornada laboral y felicidad.

Una investigación realizada en en el 2011 en 18 países confirmó que una persona es feliz si le gusta el trabajo y se siente útil, más allá de la cantidad de horas laboradas a diario o por semana.

El estudio, que fue liderado por la Universidad de Michigan de Estados Unidos, destacó que las personas con jefes que motivan su labor y resaltan la importancia del funcionario en la empresa son más felices y trabajan mejor.

Sin embargo, laborar en exceso sí puede tener efectos negativos, sobre todo en quienes trabajan más de 100 horas semanales.

“Menos tiempo de trabajo no hace una persona más feliz, pero muchísimo tiempo de trabajo puede enfermar a cualquiera”, expresó Valerie Morgan, una de las investigadoras de la Universidad de Michigan.