24 julio, 2014

Melbourne, Australia. AFP Las leyes contra los homosexuales, que en siete países incluyen la pena de muerte, potencian la propagación del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), según los participantes de la Conferencia Internacional sobre el Sida en Melbourne.

Con base en la experiencia de la lucha contra el sida, síndrome que ha dejado 39 millones de muertos en 33 años, los expertos consideran que el VIH se propaga entre minorías estigmatizadas, hacia la población en general.

Si homosexuales o bisexuales son encarcelados o perseguidos, evitarán someterse a la prueba del VIH o buscar tratamiento si están infectados, un escenario propicio para que el virus se propague.

La premio Nobel de Medicina, la francesa Françoise Barré-Sinoussi, quien participó en el descubrimiento del VIH, alertó de que en todas las regiones del mundo el estigma y la discriminación siguen siendo los principales obstáculos para el acceso efectivo a la salud.

En calles australianas se ven muestras de solidaridad con el VIH. | AFP
En calles australianas se ven muestras de solidaridad con el VIH. | AFP

“No nos quedaremos de brazos cruzados cuando los Gobiernos, en violación de todos los derechos humanos, aplican leyes monstruosas que solo marginan a las personas que ya son las más vulnerables de la sociedad”, dijo Barré-Sinoussi.

Durante la conferencia está previsto que se firme la Declaración de Melbourne, que insiste en que gais, lesbianas y transexuales tienen igualdad de derechos e igualdad de acceso a prevención, atención, información y tratamiento.