Aunque aún están en la etapa de investigación, los dispositivos ya prometen solucionar la baja visión de personas con degeneración macular y otros males similares

 15 febrero, 2015

San José, California

Investigadores suizos están desarrollando lentes de contacto que contienen minúsculos telescopios para estimular y amplificar o reducir la visión con un guiño.

El nuevo lente de contacto de 1,55 milímetros de espesor contiene un telescopio reflector, extremadamente fino, que es activado por guiños.

Lanzado por primera vez en 2013 y afinado desde entonces, el prototipo fue presentado por Eric Tremblay de la Escuela Politécnica Federal de Lausana en Suiza, ante la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS), en su reunión anual en California, el viernes.

Los lentes vienen con películas inteligentes que responden a los guiños, pero no a los parpadeos, por lo que el usuario puede cambiar, casi sin esfuerzo, de una visión normal a una magnificada, y a la inversa.

El usuario realiza un guiño con el ojo derecho para activar el telescopio, y con el izquierdo para desactivarlo.

"Pensamos que estos lentes son prometedores para personas con poca visión y aquellas con degeneración macular asociada con la edad", un desorden que afecta a personas mayores, dijo Tremblay.

Los lentes amplifican los objetos 2,8 veces, lo que permitiría a los pacientes con degeneración macular asociada con la edad leer más fácilmente y reconocer más claramente objetos y rostros con su ayuda.

Financiado por DARPA, el principal brazo de investigación del Pentágono, los lentes estaban originalmente pensados para servir como una forma de visión biónica para los soldados.

Los lentes están hechos de un material rígido pero cómodo. Inicialmente se pensaron para dar
Los lentes están hechos de un material rígido pero cómodo. Inicialmente se pensaron para dar "visión biónica" a los soldados en el campo de batalla.

Etapa de prototipo. Tremblay fue muy cuidadoso en resaltar que el accesorio estaba aún en su fase de investigación, a pesar de que podría eventualmente convertirse en una "opción real" para la gente con degeneración macular asociada con la edad.

Los contactos están hechos usando rígidos lentes a diferencia de los contactos suaves usados por la mayoría de personas, pero son seguros y cómodos, aclaró Tremblay.

Varias piezas de plásticas cortadas con precisión, espejos de aluminio y delgadas películas polarizadas forman los lentes , juntados con pegamento biológicamente seguro.

Porque el ojo necesita una cantidad regular de oxígeno, los científicos han trabajado para lograr que los lentes faciliten la ventilación, usando pequeños canales de aire de aproximadamente 0,1 milímetro de ancho entre los lentes .

El equipo de investigación, que incluye a las universidades de California y San Diego, así como a los expertos de Paragon Vision Sciences, Innovega, Pacific Sciences and Engineering y Rockwell Collins, describieron el producto como "un gran salto" adelante, comparado con los lentes que existen actualmente en el mercado para gente con degeneración macular asociada con la edad y que tienen telescopios incorporados pero son voluminosos e incómodos de usar.

A diferencia de modelos antiguos, que exigen a la persona inclinar su cabeza y la posición de los ojos para poder usarlos, el producto más reciente puede realmente seguir los movimientos del ojo, facilitando su uso.

Enfoque en la visión. Los científicos también revelaron otras investigaciones en la conferencia de la AAAS relacionadas con los últimos avances en tratamientos para la visión, algunos de los cuales podrían ayudar potencialmente a las 285 millones de personas a nivel mundial con algún tipo de problema visual.

En uno de los estudios, investigadores revelaron lentes con cámaras incorporadas para mejorar la visión de ciegos y personas con discapacidad visual.

Daniel Palanker, de la Universidad de Stanford, en California, presentó el proyecto, en el cual los lentes son trabajados con una cámara que envía imágenes a la retina a través de cientos de nervios simulando células fotovoltaicas.

Estos nervios podrían convertir luz en impulsos eléctricos, y transmitir señales al cerebro, permitiendo al usuario "ver".

Palanker explicó que el producto está funcionando bien con animales, y que los investigadores han conseguido restaurar la capacidad visual de ratones ciegos a la mitad del nivel normal.

Agregó que esperan comenzar los ensayos clínicos en 2016 en Francia, en colaboración con Pixium Vision.