Por: Patricia Recio 12 mayo, 2016
El adolescente murió en el Hospital México, San José. | ARCHIVO
El adolescente murió en el Hospital México, San José. | ARCHIVO

San José (Redacción)

Un joven de 27 años de edad se convirtió en el primer trasplantado de riñón con un donador que tenía un tipo de sangre diferente, en el Hospital México.

Luis García, nefrólogo de ese centro médico, explicó que se debió tomar esta decisión pues el paciente y su familia tienen un padecimiento que les impedía ser donantes y el joven necesitaba con urgencia un nuevo riñón.

Según la información dada a conocer por los médicos, el paciente es del grupo O y su primo, que tenía condiciones para donar, tiene sangre del grupo A.

El médico explicó que es la primera vez que el hospital realiza este tipo de trasplante conocido como ABO incompatible. En ese centro se han realizado 1.315 cirugías de este tipo y quienes padecen de problemas en los riñones debían esperar a que apareciera un donador compatible con su grupo de sangre.

La cirugía se realizó el pasado 4 de mayo, y debido a su complejidad requirió que el joven fuera hospitalizado 10 días antes, pues debió someterse a tratamientos especiales para preparar su organismo para el nuevo órgano.

Actualmente los médicos reportan que el paciente se encuentra en un excelente estado de salud y su riñón está funcionando de forma satisfactoria

El especialista mencionó que este tipo de procedimientos son frecuentes en países como Japón, donde se reporta que los pacientes receptores mantienen prácticamente la misma expectativa de vida que quienes reciben un trasplante ABO compatible.

Además, estos pacientes mantienen el mismo ciclo de medicamentos que los demás pacientes trasplantados de riñón.

La preparación previa del paciente puede llegar a tener un costo cercano a los ¢10 millones más que lo que cuesta la preparación para un trasplante ABO compatible.

De acuerdo con los datos del Hospital México, actualmente 100 pacientes permanecen en hemodiálisis y diálisis peritoneal crónica ambulatoria, en espera de un nuevo riñón y alrededor de ocho nuevos enfermos ingresan al programa cada mes.