Por: Irene Rodríguez 31 marzo, 2014

La ineficacia de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar no solo es tesis de los especialistas que expusieron en el Congreso. Un estudio publicado la semana pasada en la revista JAMA Internal Medicine llegó a las mismas conclusiones.

“El uso de cigarrillo electrónico no está asociado a mayores tasas de abandono o a reducciones del fumado de cigarrillo convencional”, cita el documento, elaborado por investigadoras de la Universidad de California en San Francisco, EE. UU.

Para ello, las autoras analizaron los datos de 949 fumadores, 88 de los cuales también consumían cigarrillos electrónicos. Su objetivo era determinar si estos dispositivos en los que se inhala nicotina líquida influyen en el cese del consumo del tabaco.

Al analizar los datos vieron que, aunque las 88 personas que utilizaban los cigarrillos electrónicos lo hicieron en primera medida para dejar de fumar, ellos no lo lograron ni siquiera un año después de estar utilizando el dispositivo electrónico.

“Los sujetos señalaban que necesitaban la sensación que les da el tabaco”, indica el reporte.

Las investigadoras indican, sin embargo, que este estudio debe replicarse con un número mayor de usuarios de cigarrillos electrónicos para tener resultados más fieles.