Por: Irene Rodríguez 16 mayo, 2015

En este momento, la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital Calderón Guardia (HCG) está a cupo lleno.

Los cuatrillizos que nacieron este jueves 14 de mayo, tienen la sala al máximo de su capacidad, pues también debe quedar espacio en caso de que nazcan otros bebés prematuros, con bajo peso o con malformaciones.

De acuerdo con Arnoldo Matamoros, director de ese centro médico, los cuatrillizos que nacieron a las 27,5 semanas de gestación –una niña y tres niños–, se encuentran en condición estable y bajo observación continua del personal.

Ellos permanecerán al menos mes y medio o dos meses internados, a la espera de ganar de 1.800 a 2.000 gramos de peso. En este momento, su peso ronda entre 900 y 1.100 gramos.

“La mamá está bien, recuperándose, posiblemente pueda irse a su casa en un par de días, aunque sabemos que, después de eso, pasará casi todo el día en el hospital con sus hijos”, aseveró el director.

Expectativa. Esta unidad del Calderón Guardia es una de las llamadas a apoyar la atención de los sextillizos que, se prevé, nacerán la próxima semana en el México.

Aunque en este momento el centro médico no tiene capacidad para recibir a uno de los bebés, esto ya estaba previsto dentro del plan de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

“Si ellos nacieran hoy, no podríamos apoyar, pero la dinámica en cuidados intensivos es muy cambiante; es posible que cuando nazcan, alguno de nuestros pacientes tenga condiciones para pasar a cuidados intermedios y sí se pueda recibir aquí a uno”, alegó Matamoros.

El director agregó que el Calderón Guardia tiene experiencia con partos de gemelos o de bebés que vienen con muy bajo peso, prematuros, además que da atención a un sector muy grande de la población; incluso, muchos niños de Puntarenas o Ciudad Neily nacen allí.

En el protocolo hecho por la CCSS para la atención de los sextillizos se contempla la posibilidad de colaboración entre cinco hospitales públicos, pues se sabe que en cualquier momento pueden nacer otros bebés que requieran de atención.

En noviembre de 2006, el Hospital Calderón Guardia recibió otros cuatrillizos. Esos menores también permanecieron hospitalizados durante casi dos meses a la espera de ganar el peso ideal. | RAFAEL PACHECO/ ARCHIVO
En noviembre de 2006, el Hospital Calderón Guardia recibió otros cuatrillizos. Esos menores también permanecieron hospitalizados durante casi dos meses a la espera de ganar el peso ideal. | RAFAEL PACHECO/ ARCHIVO

En estos centros de salud, el espacio en las unidades de cuidado intensivo neonatal no supera las cuatro o seis incubadoras, pero las autoridades de la Caja insisten en que el protocolo garantiza los cuidados necesarios para todos los bebés que nazcan en estado delicado durante las próximas semanas.

“Ningún hospital en Costa Rica tiene la cantidad de espacio en cuidados intensivos para seis bebés; entonces estamos listos para trasladarlos a los diferentes centros médicos”, expresó, días atrás, María Eugenia Villalta, gerenta médica de la CCSS.

Además, Villalta aclaró que ante una eventual urgencia, los bebés que estén internados en el México en condición amarilla (más estable) podrían ser remitidos a los hospitales de Heredia y Alajuela para ceder espacio al recién nacido que así lo requiera.

Durante el 2014, la Caja atendió 602 partos múltiples: 585 gemelares y 17 de trillizos, y fue precisamente el Hospital Calderón Guardia el que atendió la mayor cantidad de casos.