Por: Irene Rodríguez 2 septiembre, 2014

Las inundaciones, sequías y el cambio de temperaturas, que son ocasionadas por el cambio climático, ya tienen efectos en la salud de las personas.

Se trata de la aparición de males infecciosos como dengue y chikungunya en lugares en donde antes no había. Las diarreas e infecciones respiratorias podrían tener al cambio climático como un agente causante, aunque no el único.

Por otro lado, la contaminación hace que sean comunes las enfermedades crónicas respiratorias.

Con esto en mente, especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúnen, desde la semana pasada, en Ginebra, Suiza, para revisar los impactos y las medidas por tomar para que esta condición no enferme a la gente.

Uno de los ejes consiste en cómo adaptar los sistemas de salud a un clima cada vez más cambiante.

El agua estacanda que queda tras inundaciones, causadas por el cambio climático, hace fácil el contagio de males causados por mosquitos. | ARCHIVO
El agua estacanda que queda tras inundaciones, causadas por el cambio climático, hace fácil el contagio de males causados por mosquitos. | ARCHIVO

“Debe trabajarse la capacidad de adaptación de los sistemas de salud a los riesgos sanitarios sensibles al clima, como fenómenos meteorológicos extremos, enfermedades transmisibles sensibles al clima, y amenazas para los alimentos, el agua y su inocuidad. Debe protegerse a las poblaciones y etapas de la vida más vulnerables”, cita un documento oficial de la OMS.

En la reunión también se encuentran presentes especialistas en meteorología.

“El refuerzo de la cooperación entre los profesionales de la meteorología y de la salud es fundamental para garantizar la incorporación de información actualizada, precisa y pertinente sobre el tiempo y el clima en la gestión de la salud pública”, manifestó, en conferencia de prensa, Margaret Chan, directora de la OMS.