Presidente de Cámara Puntarenense de Pescadores descarta enfáticamente la violencia como mecanismo de presión

 19 febrero, 2014

Con los barcos atracados en el muelle de Incopesca, dueños y tripulaciones de camaroneros se manifestaron esta mañana de manera solidaria ante el vencimiento -sin posibilidad de renovación- del primer permiso de pesca de arrastre.

El barco Capitán Bonilla es el primero en perder el permiso después de que la Sala IV le prohibiera al Estado renovarlos, gestionar nuevos o activar los inactivos, argumentando impacto ambiental.

Para Minor Bonilla, dueño de la primera licencia que se vence, el apoyo estatal durante esta transición ha sido nulo. Pone todas sus esperanzas en el proyecto de ley que se encuentra en estudio en la Comisión Especial de Puntarenas de la Asamblea Legislativa.

Huelga de camaroneros por vencimiento de licencias muelle de INCOPESCA. Fotos: Albert Marín
Huelga de camaroneros por vencimiento de licencias muelle de INCOPESCA. Fotos: Albert Marín

"Estamos todos solidarizados con la embarcación Capitán Bonilla y por eso nos estamos manfestando pacíficamente aquí", dijo Roy Carranza, presidente de la Cámara Puntarenense de Pescadores.

Con pancartas, unos 70 hombres y mujeres explican el motivo de su descontento a quienes se acercan o pasan por el lugar.

En la manifestación, que se inició a las 9 a. m., participan los siete tripulantes de la embarcación Capitán Bonilla, primera de las 44 que tienen licencia activa y se verán afectadas por el fallo de los magistrados de la Sala Constitucional.

Los manifestantes se quedarán en el sitio de manera pacífica hasta la 1 p. m. y según Carranza descartan enfáticamente acudir al cierre de vías o a la violencia como mecanismo de presión.

Inspección a camaroneros. Este miércoles autoridades de los Estados Unidos realizan la inspección rutinaria de los barcos camaroneros para verificar que usen el dispositivo excluidor de tortugas (DET) y que lo hagan de manera adecuada.

Las autoridades estadounidenses realizan de manera regular inspecciones a las flotas camaroneras de países que, como el nuestro, exportan producto a ese país.

Ese dispositivo es una especie de aro atravesado por barras, en forma de parrilla, que permite escapar de las redes camaroneras a las tortugas que accidentalmente queden atrapadas cuando el barco recoge los camarones del fondo marino.