25 junio, 2013

De la afición a la adicción hay solo un paso. Así como el alcohol o el juego, la tecnología puede convertirse en un problema que termine consumiendo a su víctima.

El psicólogo Henry Núñez explicó a La Nación que, al igual que en otro tipo de adicciones, la presencia del síndrome de abstinencia y el desarrollo de tolerancia son indicadores de que se sufre de adicción a la tecnología.

“Cuando se deja de estar pegado a la computadora, y presenta irritabilidad, dificultades para dormir, ahí hay abstinencia. Y si cada vez necesita mayor cantidad de la conducta para obtener el mismo resultado, se desarrolló una tolerancia”, explicó el psicólogo.

Según Núñez, la adicción a la tecnología se presenta si la persona la usa para evadir otros problemas, como en sus relaciones, trabajo, o su situación económica.

“La característica es el aislamiento y el empobrecimiento de las relaciones humanas”, dijo Núñez.

Según el experto, la adicción tecnológica suele afectar principalmente a adolescentes y adultos jóvenes. En menores de edad, la relación del joven con sus padres podría tener una cuota de responsabilidad en la situación. Al igual que con las demás adicciones, un tratamiento psicológico que ayude al paciente a afrontar la realidad de sus problemas es un importante paso hacia la recuperación. Con ella, se le proveerá de herramientas para enfrentar lo que evade con el uso compulsivo de los dispositivos electrónicos.