Por: Monserrath Vargas L. 22 julio, 2014

En medio segundo, sus ojos podrían delatarlo al revelar qué siente usted por ese desconocido que acaba de ver: si un interés romántico o mero deseo sexual.

Esa es una de las principales conclusiones de un estudio publicado por científicos de las universidades de Chicago y de Ginebra.

Los responsables de la investigación fueron psicólogos y psiquiatras, y sus hallazgos figuran en el número más reciente de la revista Psychological Science .

El estudio se basó en dos experimentos con estudiantes de la Universidad de Ginebra. En el primero, se le solicitó a la gente que observara fotos en blanco y negro de parejas heterosexuales, o bien de personas adultas que estaban interactuando entre ellas. En la segunda prueba, los sujetos estudiados (tanto hombres como mujeres) vieron fotos de personas atractivas del sexo opuesto que estaban mirando directamente a la cámara en el momento de ser fotografiados.

Ver solo a la cara o deslizar la mirada por todo el cuerpo de un individuo, puede revelar mucho más de lo que imaginamos. | UNIVERSIDAD DE CHICAGO
Ver solo a la cara o deslizar la mirada por todo el cuerpo de un individuo, puede revelar mucho más de lo que imaginamos. | UNIVERSIDAD DE CHICAGO

Los científicos evaluaron el patrón de movimiento que seguían los ojos de los entrevistados y así determinaron que quienes demostraban interés romántico solían ver hacia la cara. En cambio, cuando el individuo que tenían delante despertaba en ellos sentimientos de lujuria o atracción de tipo sexual, los pronto ojos viraban hacia el resto del cuerpo.

Tanto hombres como mujeres, mostraron los mismos patrones visuales cuando se trataba de identificar la intención de amor romántico o de deseo sexual. Tampoco hubo diferencia en el tiempo que les tomó a los sujetos determinar si sentían amor o lujuria. Esto, según los investigadores, demuestra “la rapidez con que el cerebro procesa las emociones”.

La investigadora y autora principal del estudio, Stephanie Cacioppo, aseguró, en un comunicado difundido por la Universidad de Chicago, que “estos patrones de respuesta proporcionan las primeras pistas sobre cómo los procesos atencionales automáticos, como la mirada, pueden diferenciar los sentimientos de amor de los de deseo hacia los extraños”.

John Cacioppo, coautor del estudio, coincidió al respecto: “Con la identificación del patrón de ojos, el estudio puede contribuir al desarrollo de un biomarcador que diferencia los sentimientos de amor romántico del deseo sexual”.

Etiquetado como: