Ese país brinda recursos, facilidades y contactos para crear negocios

Por: Monserrath Vargas L. 15 enero, 2015
Hace cinco años que el tico Eduardo Cohen (al centro con camiseta roja) vive en Israel. Allá es el encargado de desarrollo de negocio y mercadeo del sitio web 90min.com, dedicado al tema del fútbol y disponible en 10 idiomas, entre ellos español, inglés y alemán. Sus mismos usuarios se encargan de crear los contenidos de esta plataforma. | EDUARDO COHEN PARA LN.
Hace cinco años que el tico Eduardo Cohen (al centro con camiseta roja) vive en Israel. Allá es el encargado de desarrollo de negocio y mercadeo del sitio web 90min.com, dedicado al tema del fútbol y disponible en 10 idiomas, entre ellos español, inglés y alemán. Sus mismos usuarios se encargan de crear los contenidos de esta plataforma. | EDUARDO COHEN PARA LN.

Conocida como la nación de las startups o empresas emergentes, Israel se ha convertido en un imán irresistible para quienes tienen ideas novedosas y quieren ponerlas a funcionar.

El encanto de un ecosistema que brinda recursos, contactos y condiciones para lanzarse a los negocios ya sedujo a algunos costarricenses, entre ellos Eduardo Cohen, Jonatan Ary y Eddie Israelsky.

Ary es cofundador de MUV Interactive, empresa creadora de Bird, un pequeño artefacto similar a un anillo, con un aro que se inserta en el dedo y encima, un dispositivo capaz de conectarse con otros aparatos (proyectores, computadoras y tabletas con sistema Android).

Una vez enlazados, Bird es capaz de convertir cualquier superficie en una pantalla virtual en la que se podrán mostrar datos y otros contenidos almacenados en el dispositivo de origen.

“Bird es capaz de transformar todo tipo de proyección estática a una totalmente interactiva. Parte de las funciones que se ofrecen son táctiles”, explicó Ary.

La idea comenzó a gestarse en el 2011 y desde el año pasado se desarrolla para el público general. Además de Ary, están involucrados otros dos fundadores: Yuval Benzeev y Rami Parham.

El objetivo de él y sus socios “es que cada persona en el planeta tenga por lo menos un Bird”. Incluso, aseguró que este año entrarán a la región latinoamericana a promocionar su producto.

A este tico, la oportunidad de integrar el equipo de esta empresa tecnológica en Israel le llegó a través de una web de emprendedores. “Después de varios almuerzos y llamadas telefónicas, me embarqué en la aventura”, recordó Ary.

Estímulo. En el caso de Eduardo Cohen, la oportunidad de integrar una startup apareció ligada a su afición por todo lo relacionado con el fútbol.

Un amigo le contó sobre una plataforma llamada 90min. com (antes conocida como FTB Pro), en la que empezó trabajando medio tiempo como editor del idioma español. En la actualidad, el joven costarricense se encarga del desarrollo del negocio y el mercadeo de este espacio.

“90min.com es la mayor plataforma de contenidos generados por usuarios a nivel mundial. En ella participan aficionados, blogueros, periodistas y estudiantes. Se pueden crear clasificaciones, videos y textos”, dijo Cohen.

La principal fortaleza del sitio es que se nutre con contenidos que son generados por sus mismos usuarios, quienes así logran exposición al público y también, reconocimiento.

Cohen, quien radica desde hace cinco años en Israel, aseguró que en ese país hay más recursos y contactos con la alta tecnología, lo que lo transforma en un buen destino para crear o formar parte de una startup .

“Acá se le da más confianza, o la gente se lanza más con sus ideas. En Costa Rica somos un poco tradicionales, que no está mal, pero tal vez falta más innovación”, aseguró este innovador.

Cambios. Ese pensamiento “fuera de la caja” con el que algunos asocian a Israel y sus startups fue el mismo que impulsó a Eddie Israelsky a viajar a ese país.

Comentó que, desde su adolescencia, leyó sobre “el boom de la alta tecnología y las historias de cómo grandes compañías e inversionistas han puesto el ojo a los productos y las tecnologías que se crean por aquí”.

En Costa Rica, Israelsky empezó con una iniciativa llamada Vibratica.com, una tienda de música digital centroamericana, dedicada a los artistas locales. “La pura verdad, vi que el mercado era bien difícil después de cuatro años de trabajar en el proyecto”, aclaró. Ahora, trabaja en una compañía llamada EyeClick.

“El último producto desarrollado por nosotros se llama EyePlay y consiste en ofrecer una plataforma de videojuegos que convierte mesas, paredes y pisos en una consola de juegos, a través de proyecciones y detectores de movimiento”, explicó Israelsky.

Para él, vivir en Israel no solo le ayuda a estar cerca de las grandes compañías del mundo, sino además de ángeles inversores, dispuestos a aportar capital para fomentar el crecimiento de las empresas.

“El gobierno y las municipalidades también dedican parte de su presupuesto hacia el desarrollo y al liderazgo emprendedor. Hay mucha gente que se dedica a sus proyectos y hay mucha hermandad en términos de colaboración”, concluyó.

Etiquetado como: