28 julio, 2013

El circuito eléctrico flexible podría implantarse en el cuerpo y así ayudar a monitorear parámetros de salud.
El circuito eléctrico flexible podría implantarse en el cuerpo y así ayudar a monitorear parámetros de salud.

Científicos de la Universidad de Tokio desarrollaron un circuito eléctrico flexible que mide una quinta parte del espesor de envoltura de alimentos y un peso de menos de una pluma, el cual daría a los médicos la posibilidad de implantar sensores en el interior del cuerpo. El dispositivo se puede utilizar para medir la temperatura corporal, la presión arterial y los pulsos electrónicos de músculos.