La compañía SpaceX planea enviar otra con suministros en junio

 30 abril, 2015
La Progress, de 7.290 kilos, lleva 2,5 toneladas de suministros. | AP
La Progress, de 7.290 kilos, lleva 2,5 toneladas de suministros. | AP

CABO CAÑAVERAL, EE. UU. AP La agencia espacial rusa no logró estabilizar una nave de carga que sigue orbitando fuera de control.

Se trata de una Progress de las que sirven tradicionalmente como misiones para enviar viáticos y equipo científico y para traer de vuelta basura y evidencia del resultado de investigaciones.

Aunque los astronautas en la Estación Espacial Internacional (EEI) aseguran que está todo bajo control y “que se las arreglarán”, lo cierto es que estos deberán hacer ajustes en el uso de agua y alimentos, así como de ropa y equipo de investigación.

Los controladores de vuelo, el estadounidense Scott Kelly y el ruso Mijaíl Kornienko, dijeron que abandonaron el esfuerzo por controlar el carguero.

La Progress M-27M, no tripulada, fue lanzada al espacio el martes y estaba previsto que se enganchara a la EEI seis horas más tarde, con tres toneladas de suministros, incluidos alimentos y combustible.

Kelly dijo que la nave de carga reingresará a la atmósfera pronto, sin precisar cuándo. Se anticipa que se incinerará al entrar en la atmósfera, tal como ocurre con los Progress después de descargar sus suministros y ser cargados con desechos.

“Estaremos bien. El programa toma previsiones para este tipo de situaciones, pero lamenta muchísimo cuando ocurren”, afirmó el estadounidense, después de un mes de la misión de un año, récord para la NASA.

Kornienko comentó que la pérdida de la nave era motivo de “gran preocupación”, pero expresó confianza en que las operaciones seguirán tal como estaba previsto hasta la llegada de la carga siguiente. La compañía privada SpaceX planea enviar una nave con suministros en junio.