12 noviembre, 2014

Alemania

En noviembre, Rosetta lanzará un dispositivo que irá al cometa a tomar muestra. Arriba, detalle de una planicie considerada para el aterrizaje. | AFP.
En noviembre, Rosetta lanzará un dispositivo que irá al cometa a tomar muestra. Arriba, detalle de una planicie considerada para el aterrizaje. | AFP.

El robot de exploración Philae, que se separó este miércoles de la sonda espacial europea Rosetta, se disponía a posarse sobre un cometa , un hito de la exploración espacial que permitirá estudiar los orígenes del sistema solar.

El robot científico de observación se desprendió de Rosetta como estaba previsto hacia las 08H35 GMT e inició su viaje de unas siete horas hasta el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

"Rosetta recibe una señal de Philae", dijo Paolo Ferri, uno de los responsables del centro de operaciones espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Darmstadt (Alemania), en momentos en que el módulo se hallaba a mitad de camino entre la sonda y el cometa .

Posteriormente, se informó que Philae había desplegado el tren de "aterrizaje" que le permitirá posarse. "Por fin puedo extender mis patas luego de diez años. íEl tren de aterrizaje está desplegado!", anunció el robot en un tuit de la ESA.

"Todo parece ser normal por el momento", dijo por su parte Stephan Ulamec, de la empresa aeroespacial alemana DLR, responsable del módulo de exploración. Se espera que hacia las 16H00 GMT lleguen a la Tierra las primeras informaciones del contacto con el cometa .

A la velocidad de la luz, los datos enviados a la Tierra mediante señal de radio demoran 28 minutos y 20 segundos en llegar al centro de operaciones de Darmstadt.

Desde el 6 de agosto, la sonda no habitada europea Rosetta se desplaza a escasas decenas de kilómetros del cuerpo celeste y a más de 500 millones de kilómetros de la Tierra, acompañándolo en su desplazamiento a medida que se aproxima al Sol.

El módulo Philae permitirá explorar directamente el núcleo del cometa , es decir la parte sólida que por el efecto de la radiación solar genera la "coma" o cabellera y deja una cola visible de gases y polvo.

El cometa se encuentra actualmente viajando entre las órbitas de Júpiter y de Marte. Mide unos cuatro kilómetros de diámetro, con una forma irregular con dos núcleos.

A causa de su tamaño reducido, el cometa apenas genera fuerza de gravedad, por lo que fue suficiente un leve impulso mecánico desde la sonda Rosetta para lanzar la operación de aproximación de Philae: siete horas de lenta caída libre que alcanzará la velocidad de un metro por segundo en el momento del impacto.

Repleto de instrumentos de observación, Philae carece de sistema de desplazamiento autónomo, tiene el tamaño aproximado de una heladera y pesa unos 100 kilos.

La superficie del cometa está cubierta de polvo, su temperatura es de unos 70 ºC bajo cero y nada garantiza la ausencia de imprevistos. Se desconoce con qué se va a topar exactamente el robot y si la superficie del cometa será blanda como ceniza o dura como la roca o el hielo.

El lugar en la superficie del cuerpo celeste escogido para posar al módulo fue bautizado Agilkia, nombre que hace referencia al Antiguo Egipto, al igual que Philae, la isla del Nilo donde estaban los jeroglíficos que permitieron descifrar la piedra de Rosetta.

Se trata de una zona no exenta de trampas, con cientos de rocas de entre 50 cm y 50 metros de diámetro y pendientes superiores a los 30º: un 18% de probabilidades para el módulo de caer en un lugar impropio.

Los instrumentos de observación de Philae comenzarán a operar durante la caída y se espera que el robot envíe imágenes del periplo incluso antes de posarse.

Etiquetado como: