Roca era muy pequeña, del tamaño de la mitad de una cabeza de alfiler, pero velocidad era de siete kilómetros por segundo y esto causó gran impacto

Por: Irene Rodríguez 28 mayo
De acuerdo con la NASA esta es la imagen que la cámara del satélite captó justo en el momento en el que metoro lo impactó.
De acuerdo con la NASA esta es la imagen que la cámara del satélite captó justo en el momento en el que metoro lo impactó.

El 13 de octubre de 2014 sucedió algo muy extraño con una de las cámaras del Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA (LRO, por sus siglas en inglés): recibió el impacto de un meteoro.

Así lo dio a conocer, este fin de semana, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Luego de revisar y analizar el material que envió la sonda, se vio que hubo algunas imágenes que en lugar de ser nítidas y estáticas –a modo de foto fija– se veían movidas y como "atropelladas", según describieron los científicos.

El LRO tiene tres cámaras: dos capturan imágenes de alta resolución, en blanco y negro y, la tercera utiliza esa información y la filtra, para así dar detalles más precisos de la superficie lunar.

Los científicos afirman que la única forma en la que ese tipo de imágenes se diera es que un meteoro hubiera golpeado una de las dos primeras cámaras.

La información con la que cuenta el LRO hizo posible determinar el tamaño y velocidad del objeto que golpeó la cámara. Su tamaño es de unos ocho milímetros, aproximadamente la mitad de un alfiler, pero el impacto fue fuerte debido a su celeridad: siete kilómetros por segundo, una velocidad mucho mayor a la que tiene una bala en un disparo.

"No podemos decir que la cámara esquivó una bala, realmente sobrevivió al impacto de una bala", afirmó en un comunicado de prensa Mark Robinson, principal investigador del LRO.

Desde entonces, las cámaras del LRO no han tenido problemas en registrar imágenes de la Luna y tampoco se ha registrado otro percance con un meteoro.

"Es algo curioso, de las cosas que pueden suceder cuando se está tan expuesto en el espacio. Sin embargo, también nos comprueba la calidad de cámaras que usamos", expresó Robinson.

Pero esta curiosidad va más allá: las cámaras del LRO solo atrapan imágenes mientras hay luz de día y, aún durante el día, solo capturan el 10% del tiempo, por lo que el que se hayan podido capturar imágenes del preciso momento del impacto, es algo todavía más raro.