Grupo también plantea significativa rebaja en tiempo para debatir mociones

Por: Esteban Oviedo 22 enero, 2013

Si las recomendaciones de la comisión de notables sobre el quehacer de los diputados se pusieran en práctica, el tiempo máximo para la discusión final de un proyecto de ley se reduciría de seis a una semana, antes de su votación.

Esa sería la consecuencia de una de las 13 sugerencias que el grupo planteó para cambiar el Reglamento legislativo y que el Gobierno ve si somete a referendo.

Dicho grupo propuso reducir de 30 a 5 minutos el tiempo que cada uno de los 57 diputados tiene para la discusión general de un proyecto, además de que cada fracción dispondría de 10 minutos adicionales.

Con esa medida, el plazo máximo para la discusión final bajaría de 28,5 a 6 horas, lo que en tiempo efectivo del Congreso significaría pasar de casi seis semanas a una.

En cuanto al trámite previo al debate final, la propuesta también propone reducciones de tiempo.

Hoy, los diputados disponen hasta de 15 minutos para defender en el plenario cada moción de fondo que presenten a un plan de ley. Si un legislador plantea 100 mociones, dispone de 25 horas. Es decir, más de cuatro semanas.

Los notables plantean que cada fracción disponga hasta de 20 minutos para defender las mociones presentadas por sus integrantes, independientemente del número.

Además, proponen eliminar las mociones de reiteración. Así se le denomina a los cambios rechazados en la comisión dictaminadora del proyecto que los diputados presentan de nuevo en el plenario. Estas tendrían que ser presentadas como mociones de fondo.

Francisco Antonio Pacheco, coordinador de la comisión, dijo que lo que se quiere evitar es la inundación de mociones.

El diputado libertario Danilo Cubero sostuvo que no es con este tipo de medidas que se mejorará el trabajo de la Asamblea Legislativa, sino con la construcción de mayorías y acuerdos. “El problema es tratar de imponer”, alegó.

Objeción. Gloria Valerín, directora de Servicios Técnicos del Congreso, dijo que la reducción propuesta en el tiempo de la discusión final de un proyecto es razonable, pero excesiva en el caso de mociones.

Según comentó, la Sala IV ha dicho que la discusión de un proyecto de ley debe ser pausada y 20 minutos para muchas mociones no permite una confrontación de ideas.

Valerín agregó que los trámites seguirán lentos si no se restringen la presentación de mociones de fondo en el plenario y los cuatro días en que pueden ser presentadas, porque se pueden extender por años. Estos días no son seguidos, sino que dependen de que el proyecto esté en el primer lugar de la agenda.

Pacheco estimó que no es conveniente restringir la presentación de mociones porque en el plenario se pueden detectar errores por corregir. Además, adujo que los plazos de presentación de mociones no generan atrasos sensibles.