Archivo

En medio de dura crisis, Europa será testigo de una boda real

Actualizado el 19 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Hoy se realiza el enlace civil entre el príncipe Guillermo de Luxemburgo con la condesa belga Stéphanie de Lannoy

Archivo

En medio de dura crisis, Europa será testigo de una boda real

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En medio de dura crisis, Europa será testigo de una boda real - 1
ampliar
En medio de dura crisis, Europa será testigo de una boda real - 1

San José (Redacción). Luxemburgo se prepara para celebrar hoy y mañana, por todo lo alto, la boda del príncipe Guillermo de Luxemburgo con la condesa belga Stéphanie de Lannoy, mientras buena parte del Viejo Continente se come las uñas por una crisis económica que golpea con dureza a amplios sectores de países como España, Portugal, Italia y Grecia.

El enlace ha colmado al Gran Ducado, que hoy será testigo de la unión civil, y mañana será la celebración religiosa.

Los futuros esposos prometieron que, tras la boda religiosa, recorrerán la capital, Luxemburgo, para saludar a los cientos y cientos de habitaciones y turistas que, con toda certeza, se agolparán a la vera del camino.

Medios de prensa europeos dan cuenta de innumerables detalles y curiosidades que rodean el enlace, que se celebrará en este país sin salida al mar, de 2.586 km2 y uno de los países con el mayor ingreso per cápita del mundo (el número uno según el Banco Mundial, y el segundo el Fondo Monetario Internacional).

Por ejemplo: la Cámara de Comercio local regalará una tarjeta de felicitación gigante que recorrerá todo el país con la firma de los ciudadanos que deseen expresar sus parabienes a la joven pareja.

Villeroy y Boch, la famosa empresa de cerámica con 260 años de historia, creó una serie limitada de porcelana conmemorativa de la boda. Los recursos que se obtengan por su venta se destinarán a causas sociales, informó ¡Hola!, que da un amplio destaque a la unión.

También hay miles de tarjetas a la venta por diferentes puestos y tiendas de souvenirs con la imagen de unos novios sonrrientes que, valga decir, Guillermo es el último heredero soltero de las casas reales europeas.

Los más recientes en contraer nupcias fueron el príncipe Alberto de Mónaco con Charlene Wittstock, en julio pasado, y en abril anterior se realizó el enlace de Guillermo de Inglaterra con Catalina Middleton.

¿Y el príncipe Enrique no cuenta? En este caso, el joven que actualmente presta servicio militar en Afganistán es el tercero en la línea de sucesión, después de su padre y su hermano Guillermo.

  • Comparta este artículo
Archivo

En medio de dura crisis, Europa será testigo de una boda real

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota