14 marzo, 2013

El ALMA, el mayor observatorio astronómico terrestre, se inauguró ayer en Chile. Desde ahí se escrutarán los recovecos más lejanos y desconocidos del universo. Este complejo ya instaló 57 de sus 66 antenas, y es fruto de una asociación entre Norteamérica, Asia y Europa, que invirtieron $1.400 millones en su construcción.