Sistema de seguridad sirve para transacciones y operaciones en línea

Por: Óscar Rodríguez 26 febrero, 2013

El uso de la firma digital está presente en una de cada tres instituciones financieras y públicas afiliadas al Sistema Nacional de Pagos Electrónicos, según una encuesta realizado por el Banco Central.

El estudio mostró que tan solo 25 instituciones de un total de 68, entre públicas y privadas, están autorizadas y permiten realizar transacciones financieras con el uso de este mecanismo de seguridad.

La firma digital es el equivalente a la cédula en Internet y genera los mismos compromisos que una firma personal en un papel.

En los bancos permite ejecutar operaciones electrónicas, sin usar el token (dispositivo electrónico de autentificación) o la clave dinámica, así como la oficialización de trámites tales como un crédito.

En el país está en funcionamiento desde el 2009.

“La utilización del sistema en los bancos es voluntario, no podemos obligar a nadie a usarlo, cuando se conozcan las ventajas del mecanismo se masificará”, dijo Carlos Melegatti, director de la División Sistemas de Pago del Central.

Actualmente, solo 30.000 personas poseen la firma digital. El objetivo del ente es cerrar el año con un total de 100.000 usuarios.

“El sistema de compras estatales MerLink es el principal promotor de la firma digital. Hemos aprobado más de 8.000 para quienes necesitan utilizar la plataforma pública”, dijo Alicia Avendaño, directora de Gobierno Digital.

Pros y contras. Los bancos que tienen incorporada la firma digital resaltan que es el mecanismo más seguro para validar la información por medio de la banca electrónica.

“Con este sistema conocemos al dueño del documento. Las transacciones que se firman digitalmente van encriptadas con los estándares más altos de seguridad”, enfatizó Luis Ángel González, gerente de Banca de Personas de Lafise.

Errol Gamboa, gerente de Medios Electrónicos del Banco de Costa Rica (BCR), resaltó que con el sistema el cliente puede firmar electrónicamente sus transacciones en la web como si lo hiciera en físico.

Por otro lado, Fernando Víquez, gerente de Banco Bansol, que aún no posee la firma digital, dijo que el mecanismo funciona con clientes que mueven altas sumas de dinero. “Para usarse el sistema requiere que la persona compre su tarjeta, tenga una computadora habilitada y un portal USB; si no, no puede utilizarlo”, detalló.

El Banco Nacional aparece en el estudio como “en trámite”. Pero, Mario Arguedas, jefe de Internet Banking, dijo que el sistema está habilitado para la banca personal y están en proceso de habilitarlo a los clientes empresariales.