En julio, déficit fue del 65% respecto al promedio histórico; en setiembre, el 50%

Por: Marvin Barquero 19 septiembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

En Nicoya, el 60% de los frijoleros no se anima aún a comprar semilla, pese a que es tiempo de siembra, por temor a perder el cultivo, reveló Félix Vásquez, director administrativo del Centro Agrícola Cantonal (CAC).

El recelo de esos productores obedece a la fuerte disminución de las lluvias en la provincia de Guanacaste, situación que tiene en alerta al sector agrícola.

Vásquez puntualizó que los frijoleros reconocen que les da miedo decidirse a sembrar y que una escasez de lluvias, a finales de noviembre e inicios de diciembre, cuando el grano crece en la planta, frustre la inversión.

En tanto, la empresa Coopeguanacaste R. L., que distribuye energía en parte de la provincia, confía en poder sortear mejor la coyuntura pues dispone de una planta hidroeléctrica sita en Canelete, Upala –zona norte–, donde usualmente llueve más por la influencia del Caribe.

Merma. Aquella aprensión no es infundada. Datos del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) muestran que en julio hubo un déficit del 65% de lluvias respecto al promedio histórico y que al día 15 de este mes había llovido un 50% menos.

Los pronósticos indican que también habrá un déficit del 50% en octubre, el último mes lluvioso antes de la época seca.

Este año, las lluvias también son irregulares en el Pacífico central y sur.

El panorama es resultado del impacto del fenómeno climático El Niño, el cual produce una disminución de las lluvias en la faja costera del Pacífico y un incremento en la vertiente del Caribe.

Además, El Niño aumenta la temperatura en el Pacífico, como consecuencia del calentamiento irregular de las aguas en el Pacífico ecuatorial.

Previsión. Autoridades del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en Guanacaste y el director superior de Operaciones Regionales de ese despacho, Érick Quirós, dijeron que aunque ahora no se reportan pérdidas, la situación en verano será muy crítica.

Quirós urgió a los ganaderos a ser previsores, con miras al próximo verano, y almacenar pacas de heno y otras fuentes de alimento para los semovientes.

Otro riesgo es que, por la escasez de lluvias, no haya suficiente filtración hacia el subsuelo y se sequen los pozos, una de las principales fuentes en época seca.

Colaboró: Carlos Vargas.