Archivo

¡Tan buen pan que hacía don Fernando!

Actualizado el 09 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

¡Tan buen pan que hacía don Fernando!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Como dice el dicho “¡éramos siete y parió la abuela!”.  Como si no fuera suficiente el hartazgo y la desazón que se viven en el país con todo lo que tenga tufo a política, llega don Fernando Berrocal con una majestuosa oda a la chabacanería, al mal gusto, al irrespeto, a la vulgaridad...  Los caminos del destino  son insondables... y parece que los de la política también. Porque nos es imposible entender cómo a un intelectual, académico y consultor internacional le puede parecer que los anuncios en los que se ve a gente humilde flagelada por el trasero, pueden tener “calidad artística”. El escandalillo   de los tales audiovisuales apenas duró  dos días porque en eso se nos vino el temblor del miércoles.  Como dirían en el campo, a los ideólogos de la tal campañita les salió la venada careta. El escandalete no dio ni pa’l gasto.  Solo para descorazonarnos aún más sobre la clase de gobernantes que tenemos y, peor aún, los que quieren llegar a costa de provocar al potencial votante, no importa de qué forma.  Al “cerebro” de la campaña, Geovanny ‘Vulvarelli’, al parecer se le han ido quemando las neuronas transgresoras. Esto parece haber quedado demostrado a raíz de la reacción generalizada de la gente en redes, en las calles, en los medios:  jugar con el colapso anal del pueblo no era, ni será nunca, una buena opción. He dicho.

 La exministra  Karina Bolaños andaba haciendo algunas diligencias en Multiplaza del Oeste, el viernes 31 de agosto a eso de las 4 de la tarde. Enfundada en un ‘jeans’, sin gota de maquillaje y con cara de pocos amigos, transitó por el centro comercial y, aunque sobraron las miradas indiscretas, nadie se atrevió  a molestarla o a hacer comentario alguno.  Faltaba más.

 El terremoto    del miércoles no solo le pegó un susto a doña Pilar Cisneros quien estaba de vacaciones en Guanacaste, sino que la obligó a interrumpirlas, al menos por un momento, y reportar en vivo durante la transmisión de canal 7, vía telefónica, cómo se había sentido el sismo estando tan cerca del epicentro. La directora de Telenoticias contó  cómo fue su experiencia desde un paradisíaco hotel en esa provincia. Tuvieron que hacer varios intentos porque la llamada se caía, pero doña Pilar mostró mucho temple, como era de esperarse. Luego, ya en la edición de la noche, la vimos reporteando al troche y al moche, como en sus mejores tiempos. ¡Eso se llaman vacaciones moviditas!  Por otra parte, Randall Salazar sostuvo muy bien la transmisión tratando de buscar detalles frescos y llamando en todo momento a la mesura y a tomarse los datos con calma. Por ejemplo, la alerta de un posible sunami no estaba confirmada, pero el periodista invitó a la gente a no descartarla tampoco y a recordar que ninguna previsión está de más. El único desaguisado fue cuando habló con un experto del Ovsicori en vivo y lo trato de “vos”,  con tremendo canchón en una transmisión tan seria, ¿qué jue aquello?  CNN en español  también interrumpió su transmisión y se sumó de inmediato a la cobertura del terremoto, reproduciendo en parte la señal en vivo de canal 7 y con comentarios adicionales de Glenda Umaña, quien le sacó provecho a su condición de costarricense para enriquecer la transmisión con datos propios de la zona del epicentro y contándole al público internacional que se trata de una zona turística muy visitada y con aeropuerto internacional entre otros. Se lució esta vez. Édgar Silva   mostró, una vez más, su dominio y su señorío ante cámaras, lo cual está muy bien. A él y al Dr. Óscar Robert, el veterinario de Buen Día, el meneón los agarró en pleno segmento. Mientras Silva llamaba a la calma e iba narrando cómo el terremoto aumentaba en intensidad, mostraba tremebundas imágenes de cómo se m ovía todo en La Sabana. El pobre don Óscar se quedó pétreo mientras todo ocurría, al tiempo que un perrillo que tenía en el regazo se puso como loco, todo nervioso. Quien sabe qué cara estaba haciendo el Dr. Robert que, en media reseña sísmica, Édgar interrumpió y le dijo: “Óscar, si quiere se va”. ¡Dicen que el doctor iba lempo, lempo del susto! Y bueno, esta vez no fueron   los Páer los que se robaron el show, sino doña Amelia Rueda, quien fue captada en video tratando de informar y guardar la compostura, pero en medio de un pánico que no pudo disimular. Al final de la tarde, el simpático video de Amelia tenía hasta su propio remix y todo. ¡Bien ganado!

PUBLICIDAD

El domingo pasado, en Zona Técnica, Rolando Villalobos estaba en plena explicación de ciertos aspectos tácticos del partido que se venía entre Costa Rica y México. Con su verbo y su explicación tan clara, Villalobos capturó la atención del panel y de los televidentes futboleros, como este topo. En eso, Gustavo López Cárcamo lo interrumpió y cuando todos pensábamos que iba a hablar del tema, lo que se infirió por la forma en que pidió la palabra, el hombre le atravesó  el caballo diciéndole que Bancrédito esto y lo otro y cómo le podía ayudar a mejorar sus finanzas. Todos nos quedamos en un cilindro, porque López metió un enano de otro cuento; o sea, nada que ver. Cuando Villalobos retomó el hilo, obviamente el anticlímax fue total y la cosa no fue la misma. Ese forma de atravesar un anuncio como un cólico no le tiene nada que envidiar a La Pensión. Qué vacilón, aquí en Tiquicia   también tenemos nuestra suerte de rock stars, y no estamos hablando precisamente de los muchachones de Combate, aunque también.  Y es que accidentalmente estuvimos frente a VMLatino durante la última transmisión del programa de Choché Romano y Yiyo Alfaro ... ¡y para qué lo hicimos! Aquel güilero, integrado por chiquitas de escuela y adolescentes de cole trastornó la rutina en el Mall San Pedro y, aunque la mayoría no pudo entrar, se quedaron en molote ahí afuera esperando al menos ver o saludar a sus ídolos.  Los muchachillos respondieron pura vida y se deshicieron en cariño para sus jóvenes seguidores. No está de más una reflexión para que, ahora que pasan a canal 9, Cheché y Yiyo tengan en cuenta qué clase de público es el que los sigue, aunque hay que reconocer que últimamente han depurado sus sketches y, aunque a veces son pasadillos, ya no son tan colorados como antes.

 La gente   de mibutacavip.com se puso una flor en el ojal con la proyección de la versión de 1925 de El fantasma de la ópera, de Rupert Julian, el lunes pasado en el cine Variedades. La original idea de acompañar el filme mudo con la música en vivo del grupo de rock progresivo H7G fue todo un acierto. El público llegó en gran cantidad y la verdad pudimos disfrutar de este clásico del cine de una manera particular. Lo mejor es que hay más. El ciclo de reinterpretación musical en el cine mudo continúa este lunes 10 con Peter Pan (1924), siempre en el Variedades a las 7:30.

  • Comparta este artículo
Archivo

¡Tan buen pan que hacía don Fernando!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota