Por: Ana Yancy Flores 16 julio, 2011
 Construir una escuela para el pueblo maleku es uno de los proyectos de Rojas-Bennett. ArchiEscuela maleku.
Construir una escuela para el pueblo maleku es uno de los proyectos de Rojas-Bennett. ArchiEscuela maleku.

Darse cuenta de que en el árbol genealógico de su familia corre sangre maleku, hizo que Ileana Rojas-Bennett volteara la mirada hacia la vida que llevan los habitantes de esta comunidad indígena de Costa Rica.

Desde hace tres años, la diseñadora de joyas contribuye, por diferentes medios, a mejorar las condiciones de vida de este grupo poblacional.

“Yo inicié el proyecto de las joyas con la intención de ayudar a la tribu maleku, porque resulta ser que hay unas generaciones del lado de mi padre en la que hay ancestros pertenecientes a la tribu”, explicó Rojas.

“Vine a Estados Unidos hace 19 años como profesora. Pero aún así no te da el dinero como para ayudar. Con esa intención inicié la línea de joyas y le puse el nombre Maleku”, añade la tica, quien asegura que parte de lo que gana con la venta de las joyas lo guarda para ayudar a los indígenas.

Según la joyera, cada año ella viene a Costa Rica, para visitar la comunidad maleku.

Ahora, a Ileana Rojas-Bennett la mantiene ocupada la idea de ayudar a esta población a recolectar fondos para terminar de construir la cañería en dos de sus villas.

La costarricense comentó que los indígenas también están interesados en comprar un terreno para construir una escuela. Este lote tiene un costo de $50.000.

“Sé que voy a lograr la meta de que ellos compren el terreno, además de ayudarlos con la construcción de la escuela. Pero para eso se necesita gente que colabore”, comentó la artista.